Corral reduce a enemigo -Aplican Nuevo Amanecer en Congreso -Amlo se desquita Vs. alcaldes -Reprime a buenos y abraza a malos

0
1522

AHORA que está de moda el famoso debido proceso, hay que ver si no sale por ahí un vivo, debe haber muchos, que se sientan afectados, por la disminución a tres de los cinco comisionados en el Instituto Chihuahuense Para la Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Y es que hay que recordar que en la sesión de ayer de Pleno del Congreso, se colocó a raja tabla la iniciativa blanquita, por parte del diputado panista Fernando Álvarez Monje, pues no estaba en la convocatoria, esa que votan antes de cada sesión, para que el hecho enunciado ocurra.

Cierto es que el diputado Álvarez Monje, solicitó al pleno incluir esa iniciativa lo que se aprobó con 23 votos a favor, pero fue el en desarrollo de la sesión y podrían constituir una violación a la normatividad que establece el reglamento de sesiones.

- Publicidad -

Cosa de estudiar el reglamento interno, para conocer si hubo un madruguete, con chamaqueada incluida, para dar pie a que el instituto garante quede en un Ichitaipto.

Por lo pronto dos cosas quedan claras, o transparentes; que el Gobernador Javier Corral Jurado, sigue con sus fobias en contra del Instituto y que su actual Comisionado Presidente, Ernesto Alejandro De la Rocha Montiel, ni las manos metió, no le interesa, está cómodo, navegando. Recuerde que hasta chofer le pagan.

El mayor razonamiento de la diputada corralista, Blanca Gámez Gutiérrez, atiende a temas de ahorros y a esa extraña Ley de Austeridad, esa que en los ranchos dicen “hágase pero en el buey de mi compadre”.

La realidad es que es un orden de Palacio de Gobierno y urgía eliminar a dos comisionados, tan fue así que Álvarez Monge, irrumpió de tan manera, porque sabe que desobedecer tiene sus consecuencias. Sólo Dios sabe cómo le vaya ir a Blanquita.

Sí los motivos fueran auténticos y por una austeridad republicana, como dice, habría que darle una buena revisada a la Auditoria Superior, a Instituto Estatal Electoral, al Tribunal Electoral, estos dos últimos laboran dos meses cada tres años a la Comisión de Derechos Humanos, en donde de plano sólo defiende el derecho de los funcionarios. Una pena.

Y ya que andamos en peticiones, los legisladores deberían considerar muy seriamente en reducir el número de diputados y por lo pronto, quedarnos con los 22 con voto directo y eliminar los 11 pluris, prevendas concedidos a los partidos políticos.

Si la austeridad existiera en cualquiera de los tres poderes, pues hay que comenzar por la casa mutiladora de los organismos autónomos. El Congreso del Estado.

SEGURAMENTE hay que dársela por buena a la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván y un grupo pares de uno 50 municipios del país, a quienes les dieron su aporreada en las puertas de Palacio Nacional. El palaciego que presume la 4T como un logró haberlo abierto al público y en donde se presentan gratis grandes conciertos.

El caso es que los alcaldes se presentaron a las puertas de Palacio Nacional a las 5:30 am para solicitar una audiencia con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pero ni siquiera los dejaron entrar, y como respuesta los rociaron con químicos muy picantes, de parte de los guardias de Amlo.

Debe ser cierto que no tenían cita y menos por escrito, pero por lo menos debieron ser recibidos y colocados en una sala de espera, para ver si después de la mañanera, lo podía atender el presidente o algún secretario, pero no fue así.

La alcaldesa de Chihuahua, dice que lo de menos es que no fueron recibidos, sino la represión, la que supuestamente está prohibida por la 4T, pero que se las aplicaron aún con su investidura de presidentes municipales, cuando a Olvidio, El Chapito Guzmán, lo tratan con algodón y cuando y a los anarquistas que roban comercios, queman edificios y dañan el patrimonio nacional, los dejan hacer lo que deseen y no pasa nada. Pues sí.

La advertencia de la alcaldesa de Chihuahua y otros, es que ahora fueron polvos pica pica, pero luego serán toletes, hasta llegar a las balas, aunque sean de goma y las tanquetas.