La Boquilla: El agua entre los dedos -AMLO castiga de nuevo a Chihuahua -Corral firmó el vaciamiento -Llega Emilio; ¿Se va Aparicio?

0
1091

SIN HACERLE al adivino, ayer decíamos que la sesión extraordinaria del los diputados del Congreso local, en La Boquilla, serviría de poca cosa en la materia de lo que les interesa a los productores y a los chihuahuenses: Que por ninguna razón se extraiga agua de esa presa construida Y concesionada para uso agrícola.

La sesión se convirtió en un escenario para lucimiento del diputado del Distrito 20, Luis Alberto Aguilar Lozoya, quien desarrolló buenas arengas en pro del agua para Chihuahua, pero en lo técnico, legal o político del problema, muy poco o nada.

Desde luego que se trata de un tema noble, de justicia para los productores y para la región de donde dependen directamente 10 mil familias, con una derrama económica para Chihuahua de 30 mil millones de pesos, casi la mitad del presupuesto estatal.

El agua es vida y más para los productores que habitan en el desierto, enviarla a otros estados aunque sean mexicanos y castigar a Chihuahua es una sin razón y representa un despojo social, es nos queda claro para todos.

Los legisladores, 21 fueron, escucharon y se regresaron. Nada de fondo decíamos y sólo lucimiento personal para el diputado de ese distrito y con la presencia, además de la dirigente estatal del PAN, Rocío Reza Gallegos, en una región que es eminentemente panista.

Dónde quedó el interés legítimo de los diputados, en un evento prefabricado con y para el Partido Acción Nacional; los diputados del PRI y los otros mini partidos hicieron vació y mutis, cuando se supone estaban muy interesados el problema y en donde el interés supremo es garantizar el agua para Chihuahua.

Y aunque ahora hay un compás de espera, mientras supuestamente las negociaciones avanzan en busca de soluciones, la realidad es que no existen, por dos simples razones, el gobernador del Estado, Javier Corral Jurado, ya firmó la cesión de agua y el Presidente de la República, ya dijo que el agua va a los estados de Tamaulipas y Nuevo León, en donde empresarios se lo van a agradecer y no sólo con besos y abrazos.

El poderío del Estado de la Cuarta Transformación va como los gobiernos que esta misma Cuarta llama neoliberales, a continuar castigando a Chihuahua en varias vertientes en las que por cierto no se incluía el agua.

Veamos: Chihuahua destina para el sector educación el 49 por ciento de sus presupuesto, mientras otros estados y la propia Ciudad de México, 0 (nada); de cada peso que Chihuahua envía a la Federación le regresan cuarenta centavos, mientras que a estados de noroeste y centro, entregan un peso y le regresan dos; al centro sur tiene tarifas casi regaladas (via subsidio) en transporte público, energía eléctrica. Universidades con 100 pesos de inscripción; y por si no fuera suficiente buscan continuar castigando Chihuahua, ahora despojándole del agua que le pertenece.

FINALMENTE este día asumen Emilio García Ruiz, como Secretario de Seguridad Pública, Emilio García Ruiz, quien ya había sido anunciado, presentado y hasta tomó protesta en la primera semana del mes de enero.

En evento está programado para realizarse a las 11:30 am en la ciudad de Cuauhtémoc, en las instalaciones de la Fiscalía Zona Occidente, lo que genera un mensaje político. Ojalá que también represente un aliento de seguridad y tranquilidad para esa región dominada por los grupos del crimen organizado.

El arribo del nuevo secretario, tan urgente como necesario, por ahora es esperanzador para toda la entidad, aunque la complejidad de inseguridad y rompe cualquier ilusión y regresa la oscuridad y el pesimismo.

Pero también, ay que ver cuál va a ser el destino de Oscar Aparicio Avendaño, el comisionado autónomo, como le dicen, cuyos resultados no han sido los esperados y están muy lejos de traer la paz a Chihuahua. ¿Sale o continúa?, la respuesta sólo la tiene el gobernador Corral, en esta prefabricada coyuntura.