Periodistas a dos fuegos: pandemia y violencia

0
598

Covid-19 causó la muerte de 57 reporteros en el mundo

Mafias han asesinado en México 130 comunicadores

 

“Si los periodistas se vuelven víctimas expiatorias, los modelos democráticos están en gran peligro”

ARTICULO:

DR. JOSÉ LUIS JÁQUEZ BANDERRAMA

CHIHUAHUA CHIH.- Los periodistas se encuentran a dos fuegos: los efectos nocivos de la pandemia y la persecución de falsos gobernantes y mafias que ven como una amenaza la libertad de expresión.

Según la organización Campaña Emblema de Prensa (PEC, por sus siglas en inglés) desde el 1 de marzo a la fecha, 55 periodistas han muerto en 23 países a causa de Covid-19 y en la mayoría los casos, los reporteros no tenían equipos de protección adecuados.

Los comunicadores, como otros profesionistas, son el frente de esta “guerra” sanitaria, pues tienen la obligación ética y ciudadana de asistir a los hospitales, entrevistar médicos, enfermeras, especialistas, científicos y enfermos. La sociedad no puede quedarse sin la noticia.

De los 55 reporteros muertos, Ecuador fue el país más afectado, con al menos nueve comunicadores fallecidos, seguido de Estados Unidos (8), Brasil (4), Reino Unido (3) y España (3). En México no hay reportes al respecto.

Además de los fallecimientos, el virus ha debilitado las bases financieras de muchos medios de comunicación, principalmente por la caída de la publicidad y la circulación, lo que ha obligado a recortar personal y en algunos casos el cierre definitivo.

Christopher Barnes, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), dijo que en muchos países, los medios están agobiados y son escasas las alternativas para apuntalar su sustentabilidad. Con la creciente crisis económica, se esperan resultados catastróficos.

En tanto la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), alertó que sin la acción del periodismo, el contenido falso sobre la pandemia puede expandirse de manera desenfrenada. “Los periodistas se encuentran en primera línea en la lucha contra la distorsión de la verdad”, enfatizó.

México, el país más mortífero para ejercer el periodismo en América.

El periodismo también se enfrenta a otros peligrosos enemigos como los falsos gobernantes y la delincuencia organizada ( y no) y según el último informe de la asociación civil Reporteros Sin Fronteras, en el ranking de los países más peligrosos en la labor de prensa, México subió del lugar 147 al 144. En el año 2018 se registraron, en promedio, 1.5 agresiones contra periodistas al día

Según dicha organización, del año 2000 a la fecha fueron asesinados 130 periodistas en posible relación con su trabajo. Del total, 120 son hombres y 10 son mujeres. De estos, 47 se registraron durante el mandato de Enrique Peña Nieto y 10 en el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Otros organismos, como la organización “Comunicadores por la Unidad” afirman que van 153 comunicadores muertos y 20 desaparecidos.

En el informe denominado “Libertad de Prensa” de RSF, se da a conocer que hay 45 países considerados con “situación difícil”, entre ellos Afganistán, Yemen y Siria (países en guerra) incluyendo, por supuesto a México.

Los resultados de la clasificación ubican a Noruega en el primer lugar por tercer año consecutivo como el mejor país para ejercer el periodismo, mientras que Finlandia ocupa el segundo sitio, naciones que por cierto levantaron la bandera blanca contra la pandemia.

De los asesinatos de periodistas que han ocurrido en México desde el 2010, el 99% han quedado impunes. Hasta el 2018 la Fiscalía Especializada habría abierto 1.140 carpetas de investigación sobre este delito, pero sólo 0,87% ha concluido con el culpable en prisión, según un informe de la asociación internacional Artículo 19.

La responsabilidad de un gobierno es garantizar la seguridad de sus periodistas y medios de comunicación. Descalificarlos no contribuye a un ambiente favorable para la democracia, como está ocurriendo con el actual gobierno federal, principalmente contra el periódico Reforma, la revista Proceso y el Financial Times y periodistas independientes, por considerarlos “medios incomodos”.

Christophe Deloire, secretario general de RSF, advirtió: “en un ambiente donde los periodistas se vuelven víctimas expiatorias, los modelos democráticos están en gran peligro.”

Consejos para informar sobre la pandemia

Son muchos los desafíos de los comunicadores ante la pandemia. Hoy debemos recordar, entre otros consejos, tener mucho cuidado en las “afirmaciones”, ya que la cobertura informativa obliga a la verificación de los hechos.

Las redes sociales son un terreno fértil para la desinformación, por lo que los mensajes de salud pública deben ser verdaderos y llegar a la mayoría de la población.

No minimizar la amenaza de la enfermedad, pues esta crisis puede ser la catástrofe de salud pública más significativa de las últimas décadas.

La Asociación Mexicana de Derecho a la información, que preside Jorge Bravo, dio a conocer principios básicos para enfrentar el coronavirus, destacando que las sesiones, actas y documentos del Consejo de Salubridad deber ser públicas; la comunicación asertiva y no generar confusión ni conflicto social o político.

Los medios deben producir contenidos apegados a la diversidad de realidades; los gobiernos deben tener apertura para escuchar y responder a las dudas, miedos y sentimientos de desconfianza que tiene la sociedad; abstenerse de maquillar las cifras con la intención de aparentar que el avance de Covid-19 es menos grave o que las decisiones políticas son las mejores.

Resistir la tentación de politizar las metodologías para medir el impacto de la pandemia; el interés público exige de los gobiernos contener las rivalidades políticas y las descalificaciones y el Estado no debe coartar la libertad de expresión de medios que ofrecen versiones distintas a las oficiales.

Finalmente, la libertad de expresión concibe como el derecho a ser oportuna y verazmente informados y a expresar opiniones sin otras restricciones que las impuestas por los mismos intereses de los pueblos.

El ejercicio de esta libertad, es fundamental en el humano porque representa la prolongación de la garantía individual de pensar, ejercicio sin el cual no es posible aventurar la posibilidad del desarrollo del hombre y la mujer en sociedad.

El periodismo debe transmitir la gravedad, pero con autoridad y sin excesos. Reconocer la incertidumbre y los riesgos que aún existen. Todos necesitamos trabajar unidos para derrotar al virus.

Nos pueden seguir: palabrapr[email protected] [email protected]