El destape de Pável -Sol Azteca sin registro -Latorre el corralista -Directo al Limbo

0
2055

Pavel Aguilar el fiel escudero del Partido de la Revolución Democrática, ha decidido que el  turno es para él en la búsqueda de la candidatura a la gubernatura en el 2021, y puede ser; otros liderazgos abandonaron la nave en la elección pasada luego de que el PRD quedó sin registro en Chihuahua.

El también dirigente estatal del PRD, tiene los méritos suficientes, por la lealtad y trabajo hacia la institución. Lo que aún no consigue es que el registro estatal se le regrese al partido, cosa que seguramente es mera tramitología, pues quedó fuera por medio punto porcentual, para alcanzar el tres por ciento de la votación establecida en la Ley Electoral del Estado.

Desde luego que el pre despape de Aguilar, busca atraer focos de otros partidos o de otros políticos sin partidos para llegar alianzas, candidaturas comunes o hasta préstamos o venta de la marca, aunque se escuche violento.

No es que sea falta de capacidad de Aguilar y su lealtad al partido del Sol Azteca, sino las pocas posibilidades de alcanzar la victoria de él mismo  con su propio partido. Sin embargo, se vale moverle a la matraca, ahora que la pandemia esta aplanando a la grilla, aunque parecería lo contrario, sólo hay que recordar que Movimiento Ciudadano ya dijo que amarró al Alfredo Lozoya, alcalde independiente de Parral y Omar Bazán Flores, se auto proclamó por el PRI.

Pero también, las encuestas apuntan a que por Morena sólo habrá A ó B, es decir, Rafael Espino de la Peña y Cruz Pérez Cuéllar y si la decisión viene del centro pues ya se imaginará sobre quién caerá la designación.

En el PAN hay que esperar si mañana pasa la reforma de electoral de Corral, para conocer quién será el candidato o candidata a la gubernatura. Por ahora hay tres nombres, la primera es  la alcaldesa María Eugenia Campos Galván; luego el senador Gustavo Madero y se ha agregado el nombre del secretario de Desarrollo Social, Luis Aguilar Lozoya, de quienes muchos dicen es el caballo negro del Acción Nacional.

No cabe duda de que el diputado panista, Miguel Latorre Sáenz se ha convertido en el escudero más aguerrido de la reforma electoral maderista-corralista. De hecho fue uno de los tres que se opuso al dictamen de las Comisiones Unidas que bateo la iniciativa.

Desde luego que llama la atención la defensa a ultranza, de la reforma estrella de Corral, cuando es uno de los desplazados del gobernador, cuando literalmente lo removió la coordinación del grupo parlamentario, por oponerse a las órdenes del Ejecutivo.

Extrañamente ahora es más corralista que el propio coordinador de la fracción, Fernando Álvarez Monje, quien cauto y reflexivo piensa que el arroz ya está cocinado y que la propuesta no a va pasar.

Seguramente al diputado le debieron haber dicho desde Palacio, que todo se le perdonaba y que hasta la candidatura a la alcaldía se le iba a conceder si sacaba la reforma corralista. Eso de la democracia y la participación ciudadana es retórica, más en tiempos de pandemia y cuando en la política no hay coincidencias.

Con esa defensa Latorre sabe que se está echando en contra a la mitad de su partido que está en contra de la reforma, pero también a la alcaldesa de la capital, María Eugenia Campos Galván, lo que no es cosa menor.

Ante estos escenarios, si el diputado, supone que Morena puede ser su plan B, pues es correcto, se vale, sólo que hay que hacer fila, y está muy larga  entre morenos, renegados, azules, verde y hasta incoloros.