El Covid-regaño de Corral -Manda crisis a la sociedad y alcaldes -El “toque” de queda -Mujeres por la vida y el agua

0
1507

FINALMENTE llegó el tercer decreto del gobernador Javier Corral Jurado, motivado por la Emergencia Nacional de Salud, provocada por el virus Corona, que mantiene de rodillas a casi todos los países en el mundo.

Corral recurrió a su fórmula ya probada de llamar a los cuatro fantásticos, es decir, a los ex gobernadores Fernando Baeza, Francisco Barrio, Patricio Martínez y Reyes Baeza,  para regañar a los mal portado ciudadanos y a los desobedientes presidentes municipales.

De pasadita, en la presentación se anuncia un desmarque con el Gobierno Federal, en el tema de los números y estadísticas, por un desfase y descoordinación en los datos, aunque el suministro de aquí de información de aquí para allá va a continuar.

El gobernador con el aval de los ex, planeado o no, piden la solidaridad social para aminorar la crisis que ahora si se reconoce y a los ayuntamientos a ponerse las pilas, lo que suena correcto, pero no así cargarle a ambos toda la responsabilidad, cuando la rectoría y el garante de la salud es el Estado.

EL NUEVO decreto establece que no hay posibilidades de regresar al color rojo y por lo tanto al confinamiento y cierre de actividades no esenciales, pero proyecta nuevas restricciones, en este semáforo naranja especial con tintes de rojo.

Las fiestas privadas en casa serán con participación máxima de 10 personas y deberán concluir a las 10 de la noche entre semana y a las 23  horas los fines de semana.

Los restaurantes que tiene giro para venta de alcohol deberán cerras sus puertas a las 22:30 horas. Y los que tienen licencia igual, pero que venden más bebidas embriagantes que alimentos, deberán volverán a cerrar. Por lo menos así se anunció.

El comercio en general en este semáforo recargado, deberán cerrar a las cinco de la tarde de lunes a viernes y a las 18:00 horas los fines de semana. Por lo tanto nadie en la calles por lo menos de shopping.

Los beneficiarios en realidad del especial color naranja, fue el sector industrial, que ahora se le permitirá un 10 por ciento más de aforo en su plantilla laborar; es decir, de un 50 por ciento actual a un 60.

El resto de las actividades, siguen con las mismas restricciones, con la recomendación especial del Gobernador de no andar haciendo manifestaciones para la reapertura de establecimiento que significan alto riesgo de contagios, como las iglesias, gimnasios, cines y bares, por ejemplo.

CIENTOS o tal vez miles de mujeres del centro sur del Estado, salieron a la calles y se concentraron en el estadio de beisbol de Delicias, tan en paz y en su legítima lucha por el agua que ahora la Cuarta Transformación, se lleva sin misericordia y con el apoyo del Ejército Mexicano, algo nunca visto ni en Chihuahua ni el país.

En libertad y en apoyo a las negociaciones que buscan los dirigentes de los distritos de riego de la zona en la Ciudad de México, las mujeres exigen se deje de robar el agua de los chihuahuenses y que el presidente AMLO, deje de pensar que se trata de politiquerías de un grupillo campirano.

Ellas saben que sin agua no hay vida, pero también, que el agua siempre se ha pagado a los Estados Unidos por el Tratado Internacional de 1944 en el  que Chihuahua sólo paga y ni las gracias le dan. Ahora las cosas son peores, el agua se va sin aviso, a punto de balas (de goma) y con presencia militar.

No se explican por qué las cosas ahora son así, cuando hay tiempo para pagar y cuando el tratado no establece dejar las presas vacías. La dictadura que viene, avanza, sería una respuesta.

Las mujeres se colocaron pañoletas verdes, azules y a la vieja usanza paliacates de rojos, para protestar y hacerse escuchar. Saben que la vida se les agota, casi de manera paralela, al igual que el agua de las presas; el agua es vida decían en sus reclamos.

Mientras que los dirigentes siguen en busca de que alguien los reciba en la CDMX, el agua se va…  dicen que a los Estados Unidos, pero hay quien asegura que el beneficiario es el estado de Tamaulipas, por un compromiso adelantado de Morena para la próxima elección.