¿Infiltrados o Topos en la toma de la Boquilla de Conchos, Chihuahua?

0
350

Por Sarah Margarita Chávez Valdez

Psicóloga Social

CHIHUAHUA CHIH.- La popularidad del legítimo movimiento en la defensa del agua de La Boquilla, ha acarreado el interés a nivel nacional e internacional. Esto provocó que personas opositoras a este movimiento colocaran “infiltrados” o “topos”, los cuales generaron, en este caso, según estimaciones de la CFE, daños por más de 100 millones de pesos y que llevarán más de tres meses normalizar el suministro eléctrico en la zona.

Lo cual va a causar estragos en las zonas colindantes, tan graves como que alguien pueda perder la vida por la falla de suministro eléctrico en un hospital hasta molestias como que alguien pierda el capítulo de su programa favorito, logrando con esto que las  personas que simpatizan actualmente con el movimiento, al ver afectados sus intereses personales y vida diaria, pidan al gobierno federal retome las instalaciones de La Boquilla, por parte de la GN, lográndose el cometido de la tergiversación de la opinión pública y polarización social, de esta manera justificando el uso de la fuerza pública.

Se empiezan a observar similitudes en los mecanismos de control y disuasión que se solía utilizar frente a la disidencia social en el movimiento estudiantil de 1968,  el cual en su momento fue caracterizado como subversivo y, en vez de encontrar formas de atender las legítimas demandas, se optó por  reprimirles hasta aniquilar su dirigencia, para ello recurrió al igual que en este caso a la criminalización del grupo, como ya se observó desde la tribuna de la “mañanera” al etiquetarlos como: “huachicoleros del agua”,  el siguiente paso sería intentar utilizar el uso de la fuerza institucional del estado mexicano, hacia los “criminales”.

Es relevante evitar una controversia mayor y controlar el “infiltramiento” de topos que genere un mayor escalamiento del conflicto que eleve el número de personas asesinadas, heridas o desaparecidas.

Creo que es de vital importancia que se atrape a los “infiltrados o topos” para que se esclarezcan las siguientes interrogantes: ¿quiénes son?,¿cuál es su objetivo?,¿a quiénes obedecen?, ¿cuántos son? y  ¿quién los financia?

Por eso considero, sería recomendable debido a la gran popularidad de este movimiento, que se estipulen controles de identificación de defensores y simpatizantes del movimiento, que garantice la salvaguarda de las personas en defensa del agua de Chihuahua.

y encarceladas por este hecho.