La pandemia sin esperanza -Médicos solos en lucha épica -Morena: Para qué tanta encuesta -Oxígeno puro para Rafa Espino

0
1530

LO MÍNIMO necesario que el gobierno federal debería hacer por Chihuahua es, ni siquiera construir un hospital, sino habilitar algún espacio con 150 camas y el equipamiento necesario, incluyendo el personal médico, en Ciudad Juárez y uno similar en Chihuahua.

Ese es el cálculo y la estrategia de varios médicos que están en la primera  línea de la batalla pandémica, que ahora de nueva cuenta colocó a Chihuahua en el semáforo de alto total.

Sin más camas, médicos y equipos de intubación; no hay forma de evitar muertes, en tanto se controlan los contagios o de plano esperar a que nos llegue un biológico.

Se refieren al gobierno federal, porque dicen que, literalmente no ha invertido un sólo centavo al estado de Chihuahua en la vertiente de salud, incluso los presupuestos anuales han ido a la baja.

Hay que recordar además, que pese a las visitas del propio presidente Andrés Manuel López Obrador, a los  hospitales que les llaman cascarones en Ciudad Juárez, porque sólo tienen la fachada, siguen con cero inversión, cuando se dijo que dijo que serían concluidos, y ya pasaran más de dos años.

Tampoco se puede omitir que la pandemia que ahora supera los 22 mil contagios, se enfrenta con la misma infraestructura y personal médico, y que sólo se hicieron reconversiones para áreas Covid.

Los hospitales están colapsados, cuando tenemos cinco mil sospechosos, es decir, un número muy abultado que en la próxima semana seguramente y por desgracia, se van a sumar a los contagios confirmados.

POR CIERTO que el viernes, el de Día del Médico se presentaron paros en Ciudad Juárez, Delicias y Chihuahua; piden más personal médico ante las bajas en la batalla y ante el cansancio, luego de las largas jornadas que han sostenido en los recientes siete meses, sobre todo los tres anteriores.

No sólo están cansados, sino alejados de sus familias o sin convivencia cotidiana. El cansancio o hartazgo nos dicen tiene que ver con la poca colaboración o solidaridad de los chihuahuenses que no cree en la pandemia o simple y sencillamente les vale.

Otro factor que también tiene harto al personal médico, es que les acaban de dar dos días de descanso, pero resulta que sólo fue para el personal administrativo y de apoyo, incluyendo secretarias. Quienes están directamente a en la batalla; ahí siguen y hay que decirlo de manera épica.

DESDE luego que el tema de bono no está fuera de la agenda de los galenos. El pago extra sigue sin llegar a la gran mayoría y sólo a algunos pocos privilegiados.

Resulta que no se han incluido en la nómina. Algo así como 60 millones de pesos fruto de aportaciones ciudadanas, de agrupaciones y de la iniciativa privada, ante la falta de transparencia y rendición de cuentas del gobierno de Javier Corral Jurado, quien al igual que ya saben quién se han convertido en magos.

De hecho nos comentan que, empresarios organizados que le iban a meter otro millón de pesos, lo detuvieron, ante el sospechosismo de su destino final, luego de que el personal médico, constantemente ha denunciado que siguen esperando el famoso bono Covid.

BUENO  como ahora dicen en Morena las cosas son diferentes, pero sólo en el dicho. En la retórica o en la mentira: Así se demuestra en la elección vía encuesta del nuevo dirigente del partido, Mario Delgado, quien llega por definición presidencial y en donde las encuestas que dieron el triunfo en dos ocasiones  a Porfirio Muñoz Ledo, se las pasaron por dónde usted ya sabe dónde.

No se puede concebir, primero,  que  Delgado sea más conocido en el país, sobre todo en la izquierda del PT, del PRI, del PRD y de Morena; esa fue la primera variable y el viejo lobo del mar arrasó.

Pero conocerlo no era suficiente y el órgano electoral manipulado desde la 4T pidió otra encuesta y Muñoz Ledo la ganó por dos votos, suficientes, pero técnicamente estaban empatados y viene otra encuesta.

Ahora si el más Fifi  llegó a la dirigencia de Morena con más de 10 puntos porcentuales, impulsado por su padrino político a quien llaman el vicepresidente Marcelo Ebrad y quien en el 2024, busca quitarse lo de vice.

Si  los dados ya estaban cargados entonces para que tantas encuestas y simulación, hubiese sido mejor una designación desde mero arriba, y tal vez, hubiera evitado otra fractura a Morena, a ver si no acaba como el PRD en tiempos de Los Chuchos.

El panorama nacional pierde desde luego la izquierda radical de Muñoz Ledo y su madrina Claudia Sheinbaum, el saliente presidente interino de Morena, Alfonso Ramírez y el grupo Chihuahua, encabezados por Bertha Luján.

Resulta obvio que con la llegada de los Fifis morenos, se reducen las posibilidades al súper delegado del Bienestar en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa, quien se sentía cómodo con la izquierda radical.

Desde luego se da reversa al amarre que existía con la legión villista encabezada por Bertha Luján y y su propuesta a favor del senador por Morena Cruz Pérez Cuéllar.

El tercer aspirante, el empresario Rafael Espino de la Peña, se fortalece, no sólo por su perfil, sino por la cercanía que mantiene con Marcelo Ebrad, con quien ya colaboró en el gobierno de la Ciudad de México.

En la dirigencia estatal, viene una renovación fast track, por lo que el profesor Martín Chaparro ya debe sacando cosas personales, pues claramente se decantó primero a favor de Alfonso Ramírez, hay que recordar que actualmente es el secretario de Comunicación y Propaganda del CEN que ya se va y luego migró al proyecto de Muñoz Ledo. Finalmente se vale son cosas de la política a veces se gana y otras se pierde.