Llamado de terror a Maru- Juez fiel, condenará a “nueva” jefa – Corral sigue o para -Otra elección hot el PAN

0
1738

COMO si fuera una serie de Netflix, hoy empieza de nuevo un nuevo capítulo en donde el papel protagónico le corresponde de otra vez a la alcaldesa con licencia y ahora candidata del PAN a la gubernatura, María Eugenia Campos Galván.

Hace apenas unas horas, Campos Galván fue noticia nacional al ganar la elección interna del Acción Nacional, que la convirtió en la candidata a la gubernatura, al derrotar dos a uno al senador con licencia, Gustavo Madero Muñoz.

Luego de festejo pírrico, obligada por las circunstancia, Campos Galván comparece este día ante un juez para conocer, digamos de manera coloquial de qué se le acusa y si así lo desea dar su versión de los hechos.

- Publicidad -

Aunque el juez de la causa, no dio a conocer ni número de sala ni la hora, extraoficialmente se sabe que será a las nueve de la mañana y en esta primera audiencia, será la investigación por su presunta participación en la nómina secreta del ex gobernador César Duarte Jáquez, de donde se dice, que recibió más de 20 millones de pesos, en 34 pagos.

Cierto o no, de eso se trata su comparecencia, por lo pronto ayer lunes, sólo atendió a una reunión con el dirigente nacional Marko Cortez, con Gustavo Madero y con la dirigente estatal, Rocío Reza Gallegos.

Canceló varias entrevistas presenciales con medios de comunicación;  parte de la tarde noche, la pasó con sus abogados para preparar la audiencia de este martes.

Incluso de hecho, no asistió para recibir su constancia del triunfo electoral interno por la misma razón, en su lugar acudió parte de su equipo de campaña, lo que se percibe  que llegar ante un juez con tal acusación no es cosa fácil y demuestra que hay nerviosismo.

POR OTRA parte tampoco es cosa sencilla, lo que haya dispuesto el gobernador Corral en su decadencia como su majestad y todo poderoso, en el tema de Maru-Nómina y Maru-Maches, este último programado para el cuatro de febrero.

Son premisas o más se desprenden: Una continuar su acción en contra de la candidata, lo que hipotética significaría desbarrancar al PAN, su partido, en la elección a la gubernatura.

O de plano tipo López Obrador desistirse de los cargos, como Ministerio Público en el que erróneamente se ha convertido, en nombre de la patria chica.

La otra es que en su altivez o en declive, pese al aferramiento del poder y bajo el enunciado de ser el  considerase el zar anticorrupción continúe adelante, cosa que suponemos va a suceder, por lo tanto, la candidata va a ser indiciada, imputada, vinculada y hasta con formal prisión en casa o en el Cereso.

No es descartable ningún escenario, Corral le apostó en su administración a dos cosas la primera detener a César Duarte y en su segunda etapa (gubernamental) a Maru Campo.

Muy ambiciosos proyectos en los que ya no sabemos si los chihuahuense lo agradecería o reclamarían; todos estamos de acuerdo en que el derecho se debe imponer, pero no desde Palacio de Gobierno, porque la justicia no viene de quien del  Ejecutivo, sino del Poder Judicial.

AUNQUE fuera del derecho y la justicia ambos cuestionados en ambas casos, si hacer defensa de nadie, ahora la papa caliente la tiene sólo una persona, es decir, un juez.

Qué va a par mañana con Campos Galván ante el juez, no se sabe; de entrada no es fácil. Desde luego el juzgador no la tiene fácil, pues no se pude dejar de lado que Maru se presenta ahora como candidata.

Pero eso no es todo el juez sabe que tiene un caso muy complicado, pues conoce que fuera del derecho, se enfrentará a su actual jefe Corral Jurado, así se conoce por su invasión en el Poder Judicial y por la otra parte que va  a juzgar en cualquier sentido a su próxima jefa.

El juez sabe que si Maru llega, no se va a tocar el corazón; igualita que Corral y que su carrera en el juzgado terminaría.

Ojalá y que el derecho se imponga; la realidad es que eso no va a suceder, no es deseable, pero en la política todo pasa, en donde incluso el tema de la indulgencia para Maru puede llegar o mandarla a la cárcel.

LUEGO de la elección interna estatal entre la militancia para elegir al candidato del Partido Acción Nacional a la gubernatura de Estado, el próximo domingo de nueva cuenta en el municipio de Chihuahua habrá una votación similar, para elegir  a quien llegará a la candidatura de este instituto político rumbo a la alcaldía de la capital.

Por ahora, sólo hay dos competidores registrados, se trata del ex director de de Desarrollo Social y Educación, Marco Bonilla Mendoza y el ex director de la Junta Municipal de Agua, Roberto Lara Rocha.

El primero pertenece al grupo de la alcaldesa con licencia, recién electa candidata a la gubernatura, María Eugenia Campos Galván, y el segundo se integró al equipo de campaña del senador con licencia Gustavo Madero Muñoz, quien resultó derrotado en la contienda del domingo pasado.

Si por lógica fuera, Bonilla tendría una ventaja muy importante para alcanzar la candidatura bajo la consideración que en automático heredaría los votos de Maru Campos, el pero es que si hay una negociación política los dardos se pueden cargar de lado de Roberto Lara, a quien le apodan El Pony.

Se supone que antes de la elección a la gubernatura, hubo un acuerdo con la dirigencia nacional para repartir las posiciones en busca de que se vaya a la unidad y se cicatricen las heridas en los grupos de Maru y Madero.

El pero es que cuando ya hay candidata, como es el caso, los acuerdos anterior generalmente quedan en el pasado y quien llega lleva mano.