Regresa Brasil a segundo lugar mundial en contagios

0
366

AGENCIAS

BRASIL.- Brasil superó a la India en contagios por el nuevo coronavirus, retomando el puesto de segundo país más afectado del mundo, mientras se apresura a contener la propagación del virus que está causando estragos en la vasta nación latinoamericana.

El país sudamericano reportó 85 mil 663 nuevos casos este viernes, elevando el total a 11 millones 363 mil 380 contagios por COVID-19. El número de muertes aumentó en 2 mil 216, lo que eleva la cifra a 275 mil 105. Ahora, Brasil está solo por detrás de Estados Unidos en muertes e contagios a nivel mundial.

- Publicidad -

Si bien una combinación de agresivas restricciones de distanciamiento social y vacunaciones masivas ha provocado que las infecciones disminuyan en gran parte del mundo en las últimas semanas, Brasil atraviesa actualmente la peor fase de la pandemia.

Actual epicentro global de la pandemia
Los casos y las muertes han aumentado después de las reuniones de fin de año y las festividades clandestinas del Carnaval, mientras que una nueva variante más transmisible está acelerando el contagio. Los hospitales en todo el vasto país están al borde del colapso, lo que llevó a los gobernadores estatales a imponer toques de queda y cerrar negocios.

“La situación está totalmente fuera de control”, dijo Raquel Stucchi, experta en enfermedades infecciosas y profesora de la Unicamp University. “Es probable que aún empeore porque a pesar de las restricciones anunciadas por gobernadores y alcaldes, el gobierno federal sigue insistiendo en que no son necesarias”.

Desde que el virus llegó por primera vez hace un año, los expertos en salud han criticado el rechazo de la enfermedad por parte del presidente Jair Bolsonaro y la falta de una política nacional para combatirla. Las restricciones han variado de una ciudad a otra y, a menudo, se alivian solo para volver a imponerse semanas después. La mezcolanza de políticas tiene poca o ninguna aplicación, lo que reduce su eficacia y prolonga la crisis de salud.

El resurgimiento del virus ha llevado a los estados brasileños a intentar coordinar medidas para restringir la circulación para combatir la pandemia, aunque aún no han anunciado pautas concretas. Mientras tanto, Bolsonaro sigue instando a los gobernadores a que permitan la reapertura de las empresas, diciendo que el costo económico de la pandemia supera los efectos del virus si la gente no puede trabajar.

El caso de la India
Desde que alcanzó un pico de casi 100 mil nuevas infecciones diarias en septiembre, los casos de COVID se han desplomado en la India a poco más de una décima parte, aunque algunos estados han visto un repunte recientemente. Asimismo, las muertes se han reducido a menos de 100 por día desde las más de mil registradas hace seis meses.

La disminución constante ha desconcertado a los científicos, y muchos apuntan a múltiples factores de la población relativamente joven de la India y encuestas que sugieren que se ha logrado la inmunidad colectiva en algunas áreas del país, aunque la población de Brasil también se inclina hacia los jóvenes, y las áreas donde los investigadores vieron una potencial inmunidad de rebaño. La inmunidad fue luego invadida por otra ola del virus. Otros han expresado hasta ahora teorías no probadas de que la exposición generalizada a un gran número de enfermedades tropicales confiere cierta protección contra el COVID.

Los epidemiólogos también han cuestionado las cifras oficiales de la India, señalando las bajas tasas de pruebas y el subregistro habitual de las causas de muerte, especialmente en las zonas rurales del país. Sin embargo, una pausa en los distritos con COVID sugiere que la tendencia es real.

La nación del sur de Asia ahora espera vacunar a unos 300 millones de personas para agosto, pero el ritmo de su campaña de inmunización se ha quedado atrás de ese objetivo. Solo se han administrado alrededor de 26 millones de dosis, que cubren aproximadamente el 1.6 por ciento de la población, a pesar de un repunte este mes después de que el gobierno abrió la disponibilidad para ciudadanos mayores de 60 años y personas en riesgo de 45 años o más.