Corral juega con colores -Viene otra ocurrencia pandémica -Tres van.. y pueden -El Caballo corralista se rezaga

0
1494

ESTA semana será fundamental en los temas de salud y economía para conocer de qué color nos pinta en el semáforo pandémico.

La región Chihuahua se puesta en Naranja con restricciones de Rojo, pero cada día se destinta más. Permitieron que los restauran-bar, abrieran como en el verde hasta las dos de la mañana, pero con aforo del 30 por ciento.

Lo mismo pasó con los salones de eventos, una semana cerrado y ahora pueden abrir en horarios normales, pero con aforo del 30 por ciento. En porcentaje no se ha respetado ni por uno ni por los otros.

- Publicidad -

El estado de Chihuahua se ha mantenido en las dos últimas semanas en los picos más altos en contagios en lo que va del año (300 promedio por día), mientras que el número de hospitalizados va en aumento al igual que desgraciadamente los decesos.

Mientras la pandemia ya supera los 62 mil contagios en la entidad, la vacuna anti Covid se aplica a cuenta gotas en la entidad y en el país.

En Chihuahua sólo el personal médico ha recibido la segunda dosis, algunos cientos en Parral y en Delicias.

En los municipios serranos y rurales, en donde inició la vacunación aún están en la espera de la segunda dosis; para los maestros, se dice, recibirán en biológico a finales del próximo mes de mayo.

En el vecino país del norte, ya están cerrando la segunda vuelta de la inmunización. En mayo inician con los adolescentes de 16 años. Por lo pronto, la frontera norte estará cerrada hasta que México se alcance en el 70 por ciento de su población vacunada, lo que probablemente ocurra el próximo año, si bien nos va.

PASARON como los ventarrones recientes, las primeras dos semanas de campaña con rumbo a la gubernatura del estado.

Poco movilidad de las opciones que no tienen ni por dónde, al grado tal que, no alcance el tres por ciento de la votación estatal, necesario para continuar con el registro de la marca y por ende que sigan fluyendo las prerrogativas.

En este escenario se ubican la mitad de los contendientes (as) a la gubernatura. Los cuatro de arriba han mostrado que tienen con qué y salvo que vayan a modificar sus estrategias, el librito es el mandón.

La candidata puntera dicen las encuestas serías es la María Eugenia Campos Galván del PAN-PRD; va y viene de norte a sur en busca de los votos que le garanticen el triunfo.

Conoce a la perfección que el enemigo no está afuera; está en palacio de gobierno y no es cosa menor, se trata del gobernador y el aparato que representa, más en que se entromete.

No es fácil estar en campaña y en los juzgados en calidad de vinculada en un procedimiento y como imputada en otra.

Quien segundea es el candidato de Morena, PT y Nueva Alianza: Juan Carlos Loera de Rosa. Sigue en su apuesta por Juárez, la sierra, por los espectaculares y por la talacha casa por casa.

Sabe que no estará López Obrador en la boleta pero a diario  en persona y en los spot lo atrae o por lo menos eso intenta, a la percepción social.

Fuera de la operación que realizan los siervos de la campaña, quienes recuerdan que los apoyos federales son por AMLO y la CuartaT, su mensaje casi siempre es un fusil de las mañaneras.

Graciela Ortiz González, la candidata del PRI por el gobierno estatal, trae una apretada agenda proselitista; dos o tres municipios por día de manera regionalizada.

Pocos recurso en lo económico, pero como dicen en el rancho mucha enjundia y compromiso. Sigue ubicada en el tercer sitio pero avanzo tres porcentuales con relación a Loera de la Rosa.

El acierto de Chela Ortiz,  se localiza en sus propuestas para cada municipio y región, denota que le sabe a la función pública y el colmillo está más que retorcido.

Hoy por hoy, es la mejor oferta, el reto es escalar a la segunda posición, complicado porque Loera y Morena traen mucha lana y cientos de operadores enviados del centro del país y otras entidades como lo señalamos en otros materiales.

El problema para el cuarto lugar es que no crece, pese a que cabalga sobre caballo de medio millón de dólares, de esos que dicen que son pura sangre, aunque nadie sabe a qué se refiere el término, bueno sólo a lo que tienen mucha lana y les gustan los pencos de razas puras, aunque sean animales.

Ya sebe que se trata de Alfredo Lozoya Santillán quien se auto apoda El Caballo por Movimiento Ciudadano. Trae demasiadas broncas al interior y ahora su propuesta central es descarrilar a Maru Campos.

Buena estrategia si fuera el segundo en la encuestas; mala porque demuestra que la franquicia de MC  confirma que es un esbirro del gobernador Javier Corral.

Y bueno eso obvio, que MC adquirido desde el corralismo para dejar a alguien a modo, por lo menos eso explica la participación de Mary José ex coordinadora de Comunicación Social de  Corral, se coloque al frente de la campaña de El Caballo Lozoya.