En la clasificación mundial 2021 en “rojo” la libertad de prensa

0
376

-Ocultan la realidad de la pandemia en América Latina

-Gobierno mexicano sigue “estigmatizando” a los periodistas

Por José Luis JÁQUEZ BALDERRAMA

CHIHUAHUA CHIH.- La libertad de expresión en América Latina sufre grave deterioro, de modo tal que Reporteros sin Fronteras (RSF) pone a esta noble profesión en “rojo” sustentado en un estudio mundial denominado: Clasificación 2021.

Además del entorno violento y la persecución de gobernantes contra la prensa libre, el trabajo de los periodistas se ha deteriorado aún más con el coronavirus.

El virus ha causado muchas muertes y contagios de periodistas por estar en la segunda fila de la “guerra”, pero la crisis del coronavirus acrecentó la censura, pues los gobernantes han puesto trabas para acceder a la información. Poco o nada se sabe de la gestión oficial.

Según la organización internacional RSF, es Latinoamérica la región que registra este año el peor retroceso entre los indicadores que se analizan, como la gestión y el acceso a las cifras oficiales del coronavirus.

En Brasil, su presidente Jair Bolsonaro ha “minimizado” la crisis de salud. Desde el inicio de la pandemia intensificó los ataques a la prensa y los culpó del caos sanitario.

Hoy Brasil es el segundo lugar en el mundo, con 384 mil muertos por el coronavirus; Estados Unidos es el primero, con 584 mil fallecidos. Y en tercero se ubica México, con 214 mil muertes.

Pero el contraste entre estos tres países en la campaña de vacunación es enorme. A la fecha, el 50.4% de los estadounidenses mayores de 18 años han recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19 y el 32.5% se ha vacunado completamente, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El 81% de las personas mayores de 65 años ha recibido una dosis y casi el 66% se ha vacunado completamente.

Continuando con el estudio de RSF, es contundente al referirse a México, por ser uno de los países “más mortíferos” para el periodismo. Asimismo “el presidente López Obrador sigue estigmatizando a los periodistas durante las mañaneras cuando se publican informaciones contrarias a sus intereses”.

En el año 2020 fueron asesinados 13 reporteros en México, Honduras y Colombia, que investigaban la corrupción y la delincuencia organizada. Y con plena impunidad.

El Salvador es el país que tiene la peor clasificación. La policía recibió órdenes de incautar todo tipo de material periodístico sobre el Covid-19 y prohibió el acceso a espacios públicos. Nada de transparencia.

En Guatemala, su presidente Alejandro Giammattei pretendió “poner en toque de queda a los medios”.

Y los gobernantes “autoritarios” como Daniel Ortega en Nicaragua; Juan Orlando Hernández en Honduras y Nicolás Maduro en Venezuela acusaron a los medios de exagerar con la crisis sanitaria y de sembrar el pánico.

Los periodistas que cuestionaron las cifras “oficiales” fueron encarcelados y de practicar el “terrorismo de desinformación”, como le sucedió al venezolano Darvinson Rojas, que su twitter puso en duda la credibilidad de datos del gobierno de izquierda. Así actúan las dictaduras.

En Cuba, la libertad de expresión permanece estancada. No existe la prensa independiente, pues por la vía de la Constitución se prohíbe los medios privados.

Sembrar la desconfianza hacia los medios de comunicación desde el poder político, alimenta la “agresividad” de importantes sectores de la sociedad, dañino para la democracia.

Uno de los mejores periodistas de América Latina, el colombiano Javier Darío Restrepo, decía respecto a los malos gobernantes: “Quien está en el poder tiene muchos motivos para mentir y pocos alicientes para decir la verdad”…

Nos pueden seguir: [email protected] [email protected]

Antena Radio 102.5 FM, de lunes a viernes de 5 a 6 de la tarde