La tozudez de Corral- Está fuera de la realidad- Tienen razón los Lebarones -El Verde ni en el 3%

0
1284

EL GOBERNADOR Javier Corral Jurado, tiene razón cuando dice que el supercierre de fin de semana funcionó de manera perfecta, porque evitó la movilización ciudadana y con ello se rompió la cadena de contagios del coronavirus.

Una afirmación falaz como las que acostumbra, primero porque sólo cerraron los giros formales, esos que sí cumplen con todos los protocolos y que son blanco de las células Covid un día sí y el otro también, ahí no están los contagios o la expansión es mínima.

Y segundo, porque el efecto del cierre obligatorio, no se puede conocer de un día a otro, sería como decir, que fue exitosa la medida forzada, para seguir en amarillo con puntos rojos.

- Publicidad -

Por otra parte los negocios informales operaron como todos los días y los fines de semana, ellos tienen inmunidad al virus, o sea,  que tiene blindaje especial en contra de las células Covi; nunca pensaríamos que hay moches de por medio.

Quienes conocen a fondo el tema del confinamiento, dicen que buscar evitar la movilización social durante tres días, en nada o poco abona, para bajar los efectos de la pandemia, pues sería tanto como pensar que no hay coronavirus el fin de semana y el resto  de los días de sí.

Olvida Corral que los puntos de mayor contagio, son las concentraciones masivas, por lo menos ese es el argumento mayúsculo para los supercierres, seguramente no leyó las notas periodísticas que describen las paradas de camión, el número de pasajeros al interior del transporte público, los atiborrados tianguis y los eventos sociales.

O tal vez, está en la creencia de que con cerrar los negocios de Ricardo Salinas Pliego, el magnate de TV Azteca y preferido de la Cuarta T, sería suficiente para controlar la pandemia y levantar bandera de victoria.

Por lo menos eso se entendió desde la rueda de prensa que ofreció desde Ciudad Juárez, su lugar favorito, después de la CDMX, el Caribe y el Pacífico.

NADIE supondría que Corral estaría en Chihuahua, menos en Palacio de Gobierno y por lo tanto suponer que recibiría a los integrantes de la comunidad LeBaron, sería un milagro solicitado por un ateo.

El ex presidente Felipe Calderón recientemente lo calificó de zacatón. Sabemos que no lo dijo así, lo calificó peor, pero se aplica de manera literal para el caso de los LeBarones, que desde el 04 de noviembre del año pasado, imploraron auxilio, luego justicia y ahora que la masacre en contra de sus familias no quede impune.

Hoy la comunidad arropada por cientos de chihuahuenses y representación de varias agrupaciones nacionales,  marcharon en la capital con un solo zapato en un pie, para pedir que Corral ya se vaya; por ellos no ha hecho nada. La verdad es que ni por nadie.

Lo acusaron de narco, de crímenes contra la humanidad y terrorismo. Los LeBaron no están nada lejos de la realidad que ocurre en Chihuahua, y solamente en el tema de la violencia e inseguridad.

Obvio Corral se evadió, apareció en Ciudad Juárez, en donde lo más decente que dijo es que se trata de politiquerías de los habitantes del noroeste, emulado a ya saben quién, para no responder a temas que le incomodan.

Es más y eso es delicado como el enuncia el mismo personaje de las mañaneras, instruyó a que se realice una investigación sobre la comunidad mormona y aguas…

Ya lo hizo contra magistrados, notario, candidatas y etc; les envió a los MPs, en caza de presa. Lo ha hecho, claro menos contra los suyos.

Del asesinato de nueve mujeres, entre ellos seis niñas no habló. Los ignoró y se creyó que fue sólo una pesadilla de los LeBaron; decir que sólo buscan sacar raja política, es irresponsable politiquería ahora sí del mandatario estatal.

Las declaraciones públicas de Corral, representan  una revictimización de las familias chihuahuenses que creen y ahora con más razón, que Corral es  un asesino y con ligas inconfesables. El temas ya está el tribunales internacionales.

DE PLANO a quien le salió el tiro por la culata fue a la candidata a la gubernatura por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Brenda Ríos Prieto, pues ya el CEN del Verde designó, por el periodo electoral, al Delgado del mismo Manuel Barrera Guillén, como encargado del partido en sustitución de María Ávila Serna.

Desde dentro  militancia a la candidata le faltó oficio político para colocar a su pareja, Alex LeBaron en la posición de presidente estatal de partido, pues no le alcanzó la candidatura a la gubernatura para llegar al supuesto fin.

Lo peor del caso, es que aparte de lograr su cometido, ahora las posiciones que tanto jaleonó, para sus candidatos, corren como pollitos en fuga.

Abortaron en el distrito 15 local Armando Fuentes Flores; luego Lalo Gameros, el Caballo Dorado, por el 17, quien se fue a apoyar a panista Marco Bonilla y finalmente José Herrera quien pensaba participar para diputado por el distrito 16.

Lo peor es que  la candidata a la gubernatura Brenda Ríos, no figura en ninguna de las encuestas que se han realizado en la entidad, por que se presume no alcanzarán en 03 por ciento necesario para mantener el registro.