El regañadón a candidatos -El drama para llamar a misa -Campaña en confinamiento -Corral y su bola de cristal

0
1092

VAYA que salió enérgico el secretario estatal de Salud, Eduardo Fernández Herrera, quien casi culpó a los candidatos (de todos los partidos), de la situación agravada de la pandemia en Chihuahua.

Tiene razón, pero sólo en parte, pues si bien la mayoría de los candidatos siguen con sus campañas como si estuviéramos en plena normalidad, la autoridad estatal quien norma la materia, está en plena inacción en el tema.

Hay concentraciones, reuniones y hasta caravanas. El llamado es importante, pero no deja  de ser tañir de campanas que invitan a misa; acudir o no es decisión de cada persona.

- Publicidad -

Lo mismo sucede con el regaño del secretario, se fue a los extremos y hasta hizo un melodrama con imágenes de hospitales saturados y con pacientes que fallecieron por el Covid.

Hacer conciencia es bueno, pero sería mejor actuar. Si las células Covid, revientan pachangas, cierran antros, granjas, expendios de licores y hasta restaurantes, bien podrían clausurar campañas.

Son dueños de las fuerzas pública y las dependencias que tienen que ver con la pandemia, para hacer una intervención, más los abultados decretos, pero no se actúa.

Parecería que ante los actores políticos que ahora están en la disputa del voto ciudadano, les tiemblan las piernas, más cuando el gobierno del estado sabe que no pagará ningún costo político, ese capital ya se le agotó desde los primeros meses del quinquenio; mucho antes de que iniciara la pandemia.

Los candidatos van a continuar demostrando poder de convocatoria, las simpatías y la conquista del voto es lo que realmente les interesa, llamarlos a misa, por lo tanto, es tratar de justificar la omisión y el erróneo manejo de la pandemia.

POR cierto que el candidato a gobernador por Fuerza México, Alejandro Díaz, estará confinado durante la próxima quincena o lo que resta de la campaña y no precisamente por padecer Covid.

El reporte médico indica que se realizó la prueba y salió negativo. Su salud es casi casi perfecta, no hay que olvidar que a parte de candidato es médico o a la inversa.

Por lo tanto el candidato sólo realizará campaña desde el confinamiento a través de las tecnologías de la comunicación. Atenderá los medios de comunicación y grupos muy reducidos de personas.

De hecho es uno de los contendientes que realiza una discreta campaña y que en las recientes encuestas, no alcanza ni siquiera un punto porcentual, pese a que  ya trascurrieron tres meses de campaña.

SERÁ COSA de aguantar lo que resta del fin de semana para transitar por el segundo supercierre. Corral predice que no habrá más con base a los buenos resultados en indicadores de la pandemia.

Tan como  López Obrador, tiene otros datos,  lo que da a conocer a diario la Secretaría de Salud, los contagios no bajan de los 300, la ocupación hospitalaria sigue en aumento al igual y por desgracia el número de fallecimientos.

El dato de ayer da cuenta del registro de 60 decesos en un solo día, el pico más alta de toda la pandemia. Los contagios fueron 307.

Significa que los tres indicadores más importantes están en rojo, pero los datos de Javier Corral son otros.

Su pronóstico y dicho es que una vez que  concluyan los supercierres, se evitará que Chihuahua se coloque en el color rojo del semáforo epidemiológico.

Pero además, que este mes de mayo y junio se continúen en naranja con destinte progresivo y que julio la entidad se encuentre en color amarillo.

Vaya bola de cristal del gobernador, ahora resulta que salió adivino. Como dicen los bohemios, que así sea.