El ocio de Blanquita -Quiere juzgar a Peniche -Se perfila Ariel para el PRI -Morenos y malandrines

0
1501

EL GOBIERNO de Javier Corral concluye en la primera semana de septiembre, es decir, en 10 semanas. Ahora la presidenta del Congreso Blanca Gámez, citó a comparecer al fiscal general, César Augusto Peniche Esquivel, ya para qué dice el comentario feroz.

La legisladora, quien por ciento, ocupó en dos ocasiones de cámara local, dispuso de casi cinco años, para llamar a Peniche a cuentas.

Los números de muertos no ha disminuido, por el contrario siguen a la alza y seguramente el corralato cerrarán con unos 12 mil, proyectados a septiembre.

- Publicidad -

Se trata de varios miles (tres mil) por encima de la administración de Duarte Jáquez y sin considerar que el priísta estuvo un año más al frente del gobierno estatal.

Por lo tanto y bajo estas consideraciones, resulta ocioso llamar a comparecer al Fiscal. Es un sin sentido, por lo tanto una ocurrencia de último momento, que bien podría ser una llamado a misa.

Lo que no se logró en cinco años, no se va a alcanzar en menos de tres meses; menos cuando el Fiscal no esclarece ni los atentados en contra de sus policías y el gobernador no ofrece  ni una condolencia a sus familias. Una pena.

Blanquita y sus legisladores, tienen más de mil asuntos pendientes más los que se acumulen y sólo un periodo para desalojarlos, cosa que no va a suceder.

Pero la presidenta quiere que Peniche le explique, por qué se registra tanto crimen de alto impacto en los cuatro puntos cardinales de la entidad y sobre todo el aumento en feminicidios.

El fiscal, si es que se toma el tiempo de acudir, le va a recetar el librito de siempre. Aquí le adelantamos las respuestas: La presencia de nuevos grupos del crimen organizado; la disputa por las plazas; el baratísimo y letal cristal; el involucramiento de mujeres en estas actividades.

Y requiere más rollo se le puede agregar el confinamiento de la pandemia del Covid, el cierre de la frontera de los Estados Unidos y bla, bla, bla.

La legisladora tiene un gran coincidencia con el gobernador Corral, no se ha dado cuenta que el tiempo se les acabó y que lo mejor que le puede pasar por el bien de los chihuahuenses, es que ya lleguen los que siguen.

HACIA el interior del Partido Revolucionario Institucional, se comenta que para el día último del mes de julio, concluirá el interinato de la dirigencia en el estado, que ahora encabeza Alejandro Domínguez.

De acuerdo con los estatutos, el Consejo Político deberá reunirse para publicar convocatoria para establecer, básicamente los tiempos y requisitos para los interesados en consolidar la reconstrucción y el avance electoral del instituto político, por lo menos así se ha definido.

Por ahora se conoce que hay tres perfiles interesados, la empresaria juarense Adriana Fuentes Téllez, así como el también juarense Hiram Hernández Zetina, y un tercero, es el actual Presidente Municipal Ariel Fernández, un político joven con visión incluyente y sin señalamientos de ningún tipo, además, tiene en su haber ganar la elección en Aquiles Serdán, donde quien lo sucederá en la alcaldía es ni más ni menos que su esposa Tere Erives.

Fernández aunque es un perfil joven, tiene tres elecciones ganadas continuas y ya representa un activo para el PRI en donde Aquiles Serdán y la región, se han convertido en el bastión priísta, reconocido por propios y extraños.

LUEGO de que el aspirante a la gubernatura, Juan Carlos Loera de la Rosa, denunciará en su red social un “descomunal fraude” del INE e IEE en su contra, basado en un apagón en la asamblea municipal de Ciudad Juárez, llegó la respuesta oficial a tan aseveración.

La presidenta del Instituto Estatal Electoral, Claudia Arlett Espino, dice que el apagón fue un sabotaje de “malandrines morenistas” y que hay evidencias video grabadas al respecto.

Loera escribió que un sobrino le contó lo del apagón, el que fue real, pero al morenista derrotado, no le contaron la historia completa o simple y llanamente sólo tomó y escribió una parte a conveniencia.

Loera de la Rosa, reconoció por la mañana del lunes (7), que la votación no le alcanzaba para el triunfo, pero lleva una semana señalando supuestos culpables.

Primero se fue contra el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Estatal, a quienes no los bajó de enanos; luego culpó a los medios Fifis, esos que tanto critican a la CuartaT, y siguieron los empresarios conservadores.

Ahora se empeña en la teoría del compló, o más bien debería decir, autocompló operado en la frontera.

Irracional la postura de Loera, porque nada dice, señala o critica, por ejemplo, en cuanto a la elección del triunfador a la alcaldía de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuéllar de Morena. Ese triunfo fue limpio, tranparente y democrático. Su derrota es todo lo contrario.

Cómo estará de obcecado, cuando su dirigente nacional, Mario Delgado Carrillo ya reconoció la derrota su derrota y el triunfo de Maru Campos, pero sigue con el pataleo.