El show de Corral -Privilegios del Gober -Ariel por la reconstrucción -Chela ya no estará en las boletas

0
942

DE PLANO a Corral le gusta el show o atraer la atención de respetable; ayer lo volvió a hacer cuando se inoculó en segunda dosis en el Hospital Militar, sin hacer fila y sin sufrir las inclemencias del ingrato clima, como lo hicieron miles de mortales cincuentones.

Algunos dirán que para eso es Gobernador y  tienen razón, pero otros pensarán que desde hace casi cinco años, eso estábamos eso también estábamos, pensando, que gobernara.

Cosa de ópticas y la mirada sobre el vaso medio lleno; el caso es que hace un mes y días se metió a la malagueña en la parte frontal de la fila de vacunación en el Campus II de la UACH, claro, con ayudita de sus escoltas.

- Publicidad -

Le fue también, que mandó traer a su esposa Cinthya, para que de una vez se vacunara, pese a que no la señora no estaba o no pertenecía al grupo etario de la inmunización.

A Corral por su edad e inició alfabético de su primer apellido, le correspondía el pasado 21 de este mes; pero se le olvidó, no quiso o no pudo acudir; o tal vez, prefirió no exponerse.

Y a la fácil, con las influencias que aún le corresponden, se fue a la cómoda; en fin un abusín de poder que hay queda para contar en historia próxima. Sus comunicadores enviaron texto y hasta fotografías, por si la duda se presenta.

EL ALCALDE del vecino municipio de Aquiles Serdán, Ariel Fernández, se ha convertido en una de las figuras centrales para suceder en la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional, a César Alejandro Domínguez.

Domínguez por estatutos concluye el próximo mes de julio, su segundo interinato al frente de la presidencia del PRI, pero por el proceso electoral que termina en agosto, no puede ser relevado, por lo menos no por elección o designación.

Fernández es un perfil interesante para el priísmo y los actores políticos colaterales.

Tienes dos victorias consecutivas y ha dejado el Municipio en manos del PRI, pese a la ola azul que cubrió el centro del Estado. Ariel Fernández les abolló el carro completo en este tema.

Pero representa además, una opción joven y fresco, que hoy por hoy, está en la tarea de buscar y colocar en una misma línea a quienes coinciden y disienten. El objetivo es la reconstrucción del PRI.

Aunque se antoja una labor compleja, -la reconstrucción- asume la voluntad y está en un diálogo permanente con los liderazgos auténticos del partido para ir al abordaje.

Desde luego que, aún faltan semanas para que se convoque a la renovación de la dirigencias. La petición por ahora, es que la elección sea transparente para que a la vez sea legítima.

HAY DOS COSAS que la excandidata del PRI a la gubernatura de Chihuahua, Graciela Ortiz, ha dejado en claro para el futuro. Su lealtad al PRI y la consecución de sus acciones para fortalecerlo.

Todavía no ha establecido, si lo hará desde el centro del país, pues ocupa la Secretaria de Elecciones del CEN, o desde la capital. La combinación de ambas  es opción.

Para la militancia priísta lo más importantes es aprovechar el liderazgo natural de la excandidata, su conocimiento sobre la problemática que vive Chihuahua y desde luego su incursión en política en las grandes ligas.

Por cierto y seguramente como enseñanza de su propia sapiencia (como saber y cualidad), ha tomado la decisión de ya no estar más en una boleta electoral.

Desde luego que el retiro de las campañas y de las boletas, no incluyen, la vía plurinominal, lo que necesariamente la perfilaría hacía tareas legislativas, en donde ciertamente, hay que decirlo, ha presentado resultados tangibles.

Sólo hay que recordar  -como ejemplo- que ya no pagamos las largas distancias nacionales ni las internaciones.