Maru no se complica -Va por lealtades- Cuota al PRI y beca Pavel -Sin quincena en el Congreso

0
490

POR LOS nombres que ayer ofreció como parte del próximo gabinete estatal, la gobernadora electa, María Eugenia Campos Galván, da muestra que se fue a la praxis, lo sencillo; ponderó la confianza y los resultados de su gente en el Municipio.

Traslada gran parte de su gabinete municipal al Estado; de directores, coordinadores y titulares de descentralizados, los eleva ahora a secretarías y en su caso directores estatales.

Le concede a los aliados priísta (en campaña) cuatro posiciones de primer nivel y beca al perredista Pavel Aguilar en con un subsecretaria de esas que antes, le llamaban proyectos especiales, pero nunca proyectaba y rayaban en lo común.

- Publicidad -

Importa desde el centro del país a quien seguramente será el fiscal general del estado, Roberto Javier Fierro Duarte,  especialista en derecho penal, derecho electoral; hasta en función pública dirigió la justica en las ahora desoladas Isla Marías. Sólo falta que lo ratifique el Congreso lo que seguramente sucederá.

El jefe Gilberto Loya Chávez, finalmente ocupará la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, aunque lo negó más de tres veces, incluso había dicho que hasta se había comprado una playera futbolera, esa que contiene al frente una franja cruzada. Pura faramalla, ojalá y pronto lleguen los resultados, el panteón de ejido Carrizalillo  de Chihuahua, nada que ver con Ciudad Juárez, o la sierra.

En la Secretaría de Salud, designó a Felipe Sandoval Magallanes, un médico que profesionalmente se desarrolló en el Estado de Texas. Por lo menos es médico.

En la cuota para el PRI, estarán Teocalli Romero del Hierro, en el Instituto Chihuahuense del Deporte, a Enrique Rascón Carrillo, para la Comisión Estatal de Pueblo Indígenas, a la ex senadora Lilia Merodio Reza, en la Secretaría de Desarrollo Rural y Gabriel Valdez en Desarrollo Urbano, priísta aunque ya tiene buen rato con Maru.

De este grupo, destaca Merodio Reza, no sólo por la posición, sino porque su perfil está muy alejando a normativas, lineamientos y conocimiento ahora sí que de (l) campo. Muy comadrita de Maru, pero el pero, el pero.

Por ahora Maru Campo  le apuesta a los suyos para enfrentar los retos que, no sólo por sí mismas representan el manejo del estado más grande del país, sino una administración destrozada en sus finanzas y por lo tanto en crisis económica, de salud y seguridad.

El resto del gabinete son los mismos, ahora exponenciados, con excepción de los y arriba mencionados.

César Jáuregui a la Secretaría General; Luis Serratos Secretario de Coordinación del Gabinete; Secretaría de Hacienda, José de Jesús Granillo; Secretaría de Innovación Tecnológico, María Angélica Trespalacios; Coordinación de Comunicación Social, César Navarrete y Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, Carlos Aguilar García.

Como se anticipó, en la Secretaría de Educación, Javier González Mocken, el ex priísta, morenista y panista; Secretaría de Desarrollo Social, Ignacio Galicia Luna y Secretaría de Cultura, Alejandra Enríquez.

En la de Secretaría del Trabajo se nombró a Diódoro Síller, quien tras la reforma federal de trabajo, estará sólo para la entrega y recibir las denuncias laborales de los corralistas, pronto les darán las gracias.

Pensiones Civiles del Estado, Francisco Gutiérrez Dávila, ex secretario de gobierno con Francisco Barrio; Instituto Chihuahuense de las Mujeres, Margarita Blackaller Prieto y en la Comisión Estatal de Vivienda, Fernando Álvarez Monje.

En función Pública está propuesta María de los Ángeles Álvarez, quien al igual que el Fiscal deberá ser aprobada por el Congreso local.

Y Roberto Lara Rocha como Vocal Ejecutivo (Presidenta) de la Junta Central de Agua y Saneamiento, quien deberá ser ratificado por el Consejo General del organismo.

FINALMENTE dicho por la Auditoría Superior del Estado, la deuda total del estado de Chihuahua, es decir, la administración central es de 72 mil millones de pesos y no de 48 mil millones como lo habría dicho el ex gobernador Corral.

Es la suma de todas las deudas y pasivos que tiene el Gobierno del Estado, con los bancos, los organismos autónomos, fideicomisos, universidades, el Poder Judicial y el Legislativo.

Significa que de la deuda bancaria y a proveedores que recibió Corral de Duarte hace cinco años cuya suma fue de 54 mil millones de pesos, 18 mil millones, cuando se afirmó que se había reducido en dos mil millones de pesos.

Cosa de sumas y restas en la lógica sencilla. Fuera de la nómina estatal que se lleva el 70 por ciento del presupuesto, ya incluyendo a magisterio, y seguridad pública que es la más abultada por los números, habría que conocer qué  hizo Corral con un promedio de 28 mil millones anuales, más lo que se gastó dinero que sólo debió recaudar y entregar, como el impuesto que todos pagamos para la Cruz Roja y los adelantos presupuestales que sin corresponderle se gastó.

Nadie lo explica o más bien se oculta; por ahora las cosas no pintan bien para la administración del ex gobernador.

POR CIERTO el que anda más que preocupado y le urge que ya asuma el nuevo gobierno, es el diputado presidente, Mario Vázquez Robles.

El gobierno de Corral le dejó de suministrar 60 millones de pesos desde el mes pasado  y ahora no tiene ni un centavo para pagar quincena de la próxima semana.

Por ahora tiene dos problemas, el primero es que falta sólo una semana para el pago y otro es que Hacienda seguramente le va a decir que no hay dinero.

Hay que recordar que la gobernadora que hoy asume como constitucional, ha dicho que el Ejecutivo no tiene dinero para pagar la 15, el día más patrio.

El jueves, cuando ya estén en funciones el próximo gobierno se conocerá la realidad de las cosas. Ya nada se podrá ocultar. Ojalá y que el inicio no sea como un amanecer de terror. Sólo hay que recordar cómo nos fue con esos de los amaneceres.