Llega Eloy a Gobernación -En regaño a Bonilla -Salas se puede ir – Llega Rafa recargado

0
273

DOS nombramientos fueron entregados por la gobernada María Eugenia Campos Galván, los que hoy mismo serán formalizados.

Se trata de dos área sustantivas para la administración estatal; la Dirección de Gobernación y la Dirección de de Vialidad, que ante el cambio de administración estaban acéfalas.

A Gobernación estatal llegará Eloy García Tarín, quien se desempeñó en la administración municipal de Marco Adán Quezada, como secretario del Ayuntamiento. Ahora asume el área de la información, la negociación y los acuerdos; Eloy le sabe bien a esos los temas.

- Publicidad -

La otra designación fue en la Dirección de Vialidad, que será ocupada, de hecho ya anduvo echando medidas sobre sus nuevas oficinas, César Komaba quien se cayó para arriba, aunque se dijo que será de manera provisional, pero seguramente continuará en esa posición.

Deja la subdirección de Gobernación en la capital y ahora toma Vialidad; una dependencia históricamente cuestionada por excesos, abusos, las cuotas impuestas a los agentes y las mafias de los comandantes, que administración tras administración se denuncia y poco o nada pasa.

Se supone que Komaba impondrá orden y desterrará prácticas erróneas de la corporación, en donde en términos generales, olvidan la prevención y ponderan la recaudación.

EL NUEVO director de la Policía Municipal, Julio César Salas llegó con un  CV, muy interesante con 20 años en la corporación, una licenciatura en derecho, maestría y diplomados en el extranjeros.

Bien por eso, pero además, porque viene de las filas de la corporación, la que seguramente conoce hasta las entrañas para bien o para mal.

No obstante, por la tarde noche del domingo cometió su primer yerro, en donde sus agentes detuvieron, esposaron y golpearon al periodista del Diario de Chihuahua Jorge Ibarra, quien capturaba imágenes de un accidente vial sobre la avenida Sacramento.

En la era de los datos y la comunicación; el jefe Salas, argumentó que el arresto, cual despiadado delincuente fue por “error de comunicación”, cuando hasta transmisión en vivo realizaron reporteros de otros medios que acudieron a la cobertura informativa.

Seguramente el director Salas debe conocer, por su amplio bagaje, que violentó dos derechos constitucionales; el primero de Libertad de Expresión y el Derecho de acceso a la información, con independencia de los excesos que se cometieron en contra del periodista, quien incluso dentro de la celda permaneció esposado. Eso es un levantón como se dice el argot policiaco y para el derecho es una privación ilegal.

De ese tamaño es el problema de Salas y su jefe; más cuando desde Palacio de Gobierno, encendieron focos y aguas. Corral y su fobias. Ni él ni sus fobias en contra de los periodistas.

El asuntito salió del ámbito policiaco y alguien interrumpió el festejo de su cumpleaños, ordenó al alcalde Marco Bonilla Mendoza, atender personalmente el asunto.

Ciertamente lo hizo y sacó la cara por su jefe de Policía; habló con directivos del Diario, con la dirigencia del Foro de Periodistas, para disculparse, por los excesos policiacos. Incluso por la mañana (de ayer), se reunió con el periodista agredido.

Resulta cierto que, ningún otro alcalde había atendido de manera personal, algún hecho similar, lo que el  gremio pondera, sin embargo, en todo  caso, lo deseable es que estas situaciones no ocurran en ningún gobierno, menos en los que se dicen humanista.

RAFA Espino De la Peña tomó protesta como senador de la República en sustitución de Cruz Pérez Cuéllar. De acuerdo a lo que trascendió, el empresario chihuahuense fijó sus metas en hacer presencia en esta entidad, así como servir de puente entre los gobiernos estatal y federal.

Y es que Espino, en su calidad de empresario, sabe que las cosas no se deben enfrentar ni con el hígado ni con distingos de colores. Su formación en diferente y esto le será un factor que le beneficiará como político para terminar de abrir puertas entre todos los sectores.

Según lo que se ha comentado, el también consejero nacional de Pemex, incursionó en la política electoral hace un año, con buen sabor de boca, lo que le permitirá tener la mira bien puesta en el proceso del año 2024.

De entrada y lo que se supo, el ahora senador por el estado de Chihuahua, se meterá de lleno en los aspectos más relevantes y sentidos de la población a fin de buscarles solución.

De hecho, uno de los mayores retos que tendrá en frente, es solucionar el problema del agua entre la Conagua y los agricultores de la entidad, situación con la que quedó muy mal parado Juan Carlos Loera y que a la postre le valiera su reciente derrota electoral.