Aras se desprende de propiedades -Se cayó la pirámide de la abundancia -El elotero protegido -3 de 3 ceden los ricos

0
229

EL GRUPO Aras inició un proceso para deshacerse, entre comillas, de propiedad que estaban a nombre de la empresa, seguramente para evitar que en algún momento puedan ser embargadas, ante la cascada de denuncias por fraude -la mayoría- que hasta ayer se habían interpuestos en la Fiscalía General del Estado.

La financiera Aras “vendió” de manera exprés, dos propiedades en una operación que vale entre ocho y 10 millones de pesos, en un trámite realizado en la notaria dos de esta capital.

Se calcula que Aras tiene en la ciudad de Chihuahua, Cuauhtémoc y Delicias por lo  menos 72 propiedades, la mayoría en la capital y oficinas de representación en Cancún, Quintana Roo, la que recientemente fue desmantelada, más una representación en Los Ángeles, California.

- Publicidad -

La reciente venta de la en la capital cae en el tema de la simulación, pues seguramente Aras, a través, de compradores y ventas a modo, se desprenderá de cualquier de cualquier propiedad, incluyendo cuentas bancarias e inversiones para evitar que en el futuro mediano o largo plazo le vayan a ser incautadas.

Por desgracia, eso no va a suceder en el corto plazo y los afectados deberán de realizar largos procedimientos, para ver qué logran recuperar, aunque insistimos será muy complicado. De lo perdido lo hallado, dirían algunos.

Por lo pronto, trabajadores de Aras empezaron ayer a vender mobiliario, no se sabe por ahora, si por instrucción de la empresa a por decisión propia, por aquello de ir completando la quincena, pues también ellos han sido afectados por falta de liquidez la pirámide de a la abundancia conocida como grupo Aras.

UN PUESTO ahora de elotes, antes de  gorditas de nata, se instaló hace cinco  meses sobre la banqueta de la calles Aldama y Tercera el pleno Centro Histórico de la ciudad.

El punto muy bueno, hasta privilegiado, enseguida de dos bares, en el acceso principal a las zonas peatonales del Centro y a cinco metros de las instalaciones principales de la Secretaría de Salud y de Banorte. Ventas garantizadas.

Es un puesto de elotes enteros, en grano, más sus combinaciones. Dos personas de aspecto sureño lo atienden.

Es el único puesto ambulante sobre la calle Aldama en tramo sobre el Centro Histórico, donde se supone que están prohibidos cuando bloquean el cruce personas demarcado por Ingeniería Vial.

Cómo y por qué operan, quién les dio permiso, si es que los tienen y por qué el privilegio ante la prohibición, lo que raya en la corrupción e impunidad.

Evidentemente algo huele a caño y no son los elotes. Los comerciantes establecidos dicen que el espacio cuesta (o pagan) 15 mil pesos mensuales y que hay un líder ambulante que los comercializa; luego de esa cantidad, hay varios moches que apuntan a la Subdirección de Gobernación del Municipio.

Estos  vendedores y otros tienen fuero por no decir blindaje. El caso particular ya está a manera de queja ciudadana en el despacho del alcalde Marco Bonilla Mendoza, en donde la filosofía del edil es: “quien la hace la paga”; esperemos que la máxima sea hacia fuera y para adentro.

Por cierto, que a un metro de puesto móvil, se encuentra la primera vivienda con características neobarrocas de dos pisos construida en Municipio, antes de que Deza y Ulloa señalara el aquí de la fundación de la Ciudad.

No falta quién, cual turista despistado, pregunte o busque la referente casona. Difícilmente la va encontrar.

YA QUE andamos en la capital, hay que destacar que los funcionarios del gabinete municipal, presentaron finalmente la declaración 3 de 3 y sin chistar, pese a que hubo oposición de dos que tres.

Se entienden a quienes se opusieron, pues no es fácil declarar cuentas bancarias, propiedades, estatus fiscal y hasta las deudas.

Resulta hasta riesgoso para los pudientes de robusta cartera. Pero si tanta lana y temor, qué necesidad tienen de estar en el sacrificado servicio público.

Definitivamente la velada recomendación de cumplir con este tema, de hace una días por parte de Bonilla, pegó fuerte.

El alcalde busca que la capital quiere el 100 por cierto, en la calificación de transparencia a nivel nacional. Ahora tiene 98 puntos de 100 y Chihuahua ocupa el segundo lugar nacional.