Desafían a Maru -Tranquilidad sí, pero cómo -El retorno a lo indeseable -Afectados de Aras vs gobernadora

0
209

LA GOBERNADORA aún en convalecencia por Covid 19, fue muy puntual al aseverar que la paz y tranquilidad está asegurada en el estado de Chihuahua y sobre todo en Ciudad Juárez, luego de los actos de terrorismo que se presentaron en jueves pasado en la frontera.

María Eugenia Campos Galván, hizo además un llamado a la coordinación y unidad entre los tres órganos de Gobierno, para enfrentar a los grupos delincuenciales generadores de violencia, no solamente de Ciudad Juárez, sino en la mayor parte del territorio estatal.

Este llamado de Campos Galván es correcto; pero hay dudas manifiestas sobre si en realidad es sólo la coordinación, porque la violencia e inseguridad no es de ahora, por lo menos tiene cerca de 15 años, por lo tanto, se duda que nunca se haya presentado la unidad y coordinación necesaria.

- Publicidad -

Seguramente existen otros factores que permitan que estos grupos subsistan, operen y se planten en este tipo de desafíos, en donde pasan por encima de la sociedad indefensa, las corporaciones policiales y las fuerzas castrenses.

Maru Campos dice que garantiza la tranquilidad y seguridad de los chihuahuenses, no se duda, pero, no dice cómo.

El Fiscal General del Estado, Roberto Fierro Duarte asegura que los actos de terrorismo en Ciudad Juárez es una respuesta a los golpes asentados a los grupo de del crimen organizado.

El Fiscal puede o no tener razón, pues tampoco enumera por lo menos, de que golpes se trata.

Desde luego hay una media docena más de hipótesis sobre la inseguridad y extrema violencia que se ha registrado desde hace muchos años y que ciertamente se ha recrudecido en amanecer de este año nuevo.

POR LO PRONTO en la capital del estado, el alcalde Marco Bonilla Mendoza, ordenó que se blindara el Municipio por aquello de las malditas dudas y ante una probable réplica de este tipo de ataques.

El mismo día del jueves negro en Juárez, Bonilla envío un mensaje videograbado a la población chihuahuense en donde anunció el blindaje y reportó cero incidentes violentos.

El blindaje consiste en la colocación de retenes en entradas y saludas de la ciudad, el patrullaje de células mixtas por calles y colonias de la capital, además de la integración de 200 agentes preventivos en labores de vigilancia y reacción en su caso.

Se sacó patrullaje a la tanqueta conocida como la Black Mamba, además del equipo táctico y de inteligencia para inhibir o desactivar cualquier intentona de ataque terrorista.

Hoy por hoy las condiciones se vuelven a complejizar, con un estado de fuerza que parece estará rebasado por la realidad.

Definitivamente los besos y abrazos no funcionaron, tampoco el fuchi wácala; se requiere golpes de precisión, inteligencia, intervención de las finanzas de estos grupos, policías honestos y comprometidos y una estrategia real e integral, que en honor a la verdad no ha existido.

POR CIERTO que ayer y dentro de la misma psicosis e inseguridad, el viernes se registró una gran movilización policiaca ante la aparición de media docena de mantas en diferentes puntos de la ciudad.

Afectados por el grupo financiero Aras, fueron quienes las colocaron  y luego de verificar los mensajes, que en realidad fue uno, volvió la calma a las corporaciones.

Los afectados piden la pronta actuación de la Fiscalía General del Estado en contra del propietario y/o propietarios de esta pirámide a quien la acusan de fraude.

Pero también hay un llamado a la gobernadora Campos Galván, para que no se convierta en cómplice de la financiera.

Por ahora es un exhorto con tufo de reclamo, pero en cualquier momento se convierte en algo socialmente muy delicado.