Ómicron; fallan pronósticos -Muertes récord en Chihuahua -Corral traiciona a AMLO -El PAN deja solo a Marco

0
188

POR LAS primeras investigaciones médicas especializadas, daban cuenta de que la nueva variante de Coronavirus, el Ómicron se comportaba doblemente contagiosa que la anterior variante bautizada como Delta.

En su favor, si algo tiene, se dijo que era menos radical en sus efectos, con malestares similares a una gripa y con un alivio de siete días bajo los cuidados de una gripe.

Incluso se fue más allá cuando se aseguró desde la ciencia que Ómicron no tenía la letalidad de Delta y que para los vacunados, aunque se contagiaran, tendrán altas posibilidades de no acabar en un hospital.

- Publicidad -

Desde finales del mes de noviembre, cuando se conocieron a los primeros pacientes contagiados con Ómicron en África el continente de origen y luego el mundo, así corrieron las versiones médicas, basadas en el corto conocimiento que a generado en dos años la pandemia del Covid-19.

En el estado de Chihuahua, los pronósticos, resultaron más o menos como se estimaron. Una que se presento el bicho mayor, los contagios por día de 200 en promedio se elevaron hasta los mil  400 desde hace más de un mes, y con muy ligera tendencia a la baja.

Lo grave es que las hospitalizaciones en este mes que hoy concluye pasaron del 54 al 82 por ciento, (alrededor de 580 hospitalizados).

Lo delicado es que el número de intubado de 38 existentes la cifra se fue hasta los 152, la mayoría por desgracia, en estado crítico.

Renunciando al intento de fatalista parecería que Ómicron superó para mal las expectativas de la ciencia.

El dato duro más importante y a la vez lamentable es que el número de fallecimiento está en pleno ascenso, cuando ese no era el pronóstico.

De entre 15 y 18 por día durante el mes de diciembre; enero se han duplicado; el pasado sábado se presentaron 36 defunciones y ayer domingo 39; ambas cifras son récord en el histórico de dos años pandémicos.

La esperanza por ahora se traslada a la afirmación médica de que Ómicron puede ser el fin de la pandemia como tal, y pase a ser una enfermedad endémica, como la AHN1, o un gripe común. Ojalá y que no haya un nuevo yerro.

SEGURAMENTE Javier Corral Jurado anda muy molestó con el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no concedido cobijo en la CuartaT, a sabiendas de que en Chihuahua tiene en procesos varias carpetas de investigación en su contra, todas ligadas a temas de corrupción. Esa bandera que falazmente  ondeó y que por lo tanto dejó manchada cual estopa de talles mecánico.

Corral le dedicó a AMLO y a la CuartaT, una pieza literaria y poética, cual plegaria o sacrificio la Dios Tlatoani, en la última visita de López Obrador a Chihuahua al final del corralato.

Conmovió a tal grado que hasta AMLO, se la creyó, con lagrimitas y todo o por lo menos así se percibió.

No obstante desde que el presidente le negó una embajada Corral y certificó desde Palacio Nacional, la doble nacional del exgobernador, el discurso corralista cambió. Ahora la CuartaT y su principal impulsor es la dictadura y la antidemocracia.

Por lo menos así lo “pinceleó”, durante su intervención en el foro “Retos del derecho a la información en tiempos de incertidumbre, cambio tecnológico y pandemia”, convocado por la Asociación Mexicana de Derecho a la Información A.C.

Ahora critica  sin empacho a López Obrador, por la polarización que genera en el país; en una nación en donde no hay debate, ni se tiene respeto a las opiniones discrepantes.

Ahora hasta López Obrador atropella al federalismo, dicho por Corral y atropella a medios y propietarios de información.

Poca memoria del ex gobernante, antimunicipalista, cerrado al debate y al diálogo con los discrepantes. A todos los periodistas los acusó de corruptos y de recibir carretadas de dinero público. En sus cinco años, no dio un solo nombre.

Así es el paseño Javy, como decía Peña Nieto, ningún chile le embona, a menos de que haya poder y gloria; ambos en concepción propia.

O DE PLANO se vieron lentos o hay una omisión por consigna, pero en pocas y simples palabras. El Partido Acción Nacional, dejó sólo al alcalde capitalino, Marco Bonilla Mendoza, en los embates y retos a debatir del diputado pejezoombie, Oscar Castrejón.

El diputado morenista es un convencido que la gasolina va a bajar de precio, cuando en tres años de la cuartaT ha aumentado cinco pesos por cada litro.

Jura que la presencia en la calles de la Guardia Civil y Militar, ahora sí es necesaria para garantizar la paz en el país, cuando en los gobierno de Calderón y Peña Nieto, repudiaba esa actuación y presencia militar, aunque las ejecuciones violentas AMLO ya las superó por mucho. Los besos y abrazos también.

En el sistema de salud ya no hay ni aspirinas, El diputado culpa a la corrupción de sexenios anteriores. Pero nada dice gravísima condición de salud actual. Aún supone que algún día nuestro sistema de salud y hospitales serán como Suiza o Noruega. Fue promesa de ALMO candidato.

Ahora no quiere, sin argumento que se construya un nuevo relleno sanitario, siempre querrá que el progreso no llegue o vivir en la porquería. En su incongruencia olvida que la construcción del nuevo basurero fue la promesa principal de su candidato a la alcaldía de la capital, Marco Adán Quezada Martínez.

Ni hablar, nadie va a cambiar la ideología eterna provocación del AMLOver, lo que también resulta una pena es que las dirigencia del PAN Municipal e incluso el estatal, anden en otra dimensión, o e el yupi yupi del triunfo electoral, el que por cierto ya superó el semestre.