Corral desechado y empantanado -No tardan en traerlo -En reto soberbio de Maru -Síndica;  ¿A lista de impunes?

0
84

EL PANORAMA para el exgobernador Javier Corral Jurado tiende a complejizarse, se empiezan a formar nubarrones que seguramente, opacarán su vida y aquello retórica discursiva en contra de la corrupción.

Hace sólo unos días la Secretaría estatal de la Función Pública, dio a conocer que para la pasada administración estatal que presidió sumaron un total de mil 687 observaciones, las que se convirtieron en 71 carpetas, las que seguramente, en su mayoría van a ser judicializadas.

Significa que de acuerdo con la titular de la dependencia, que unas 35 indagaciones podrían seguir la vía administrativa y el resto, se les daría vista a la Procuraduría General de Justicia en el Estado, entiéndase al Ministerio Público, en donde se procuraría la acción penal.

- Publicidad -

Los presuntos delitos por estar en curso,  sólo se enumeran; son daños al patrimonio estatal, desviación de recursos y excesos en sus funciones.

Por si no existiera suficiente materia en contra del exgobernante y algunos de sus funcionarios, la Auditoría Superior de la Federación dio a conocer ayer, que existe un boquete de dos mil 417 millones de pesos, tanto en el ejercicio del año 2020.

Desde luego que la auditoría practicada en ese año, hace tales revelaciones y necesariamente tiene que ver con recursos de origen Federal e incluso con alguna mezcla estatal.

Seguramente por estos actos de presunta corrupción y su nacionalidad gringa, por eso AMLO lo desechó, como pañuelo usado,

Dónde están o cuál fue el destino de tales recursos, por ahora no se conoce y es parte de la respuesta que tendrá que ofrecer el exgobernador Corral y su gente de Hacienda, pues coloquialmente, no están a la vista ni se sabe de destino.

Decíamos que por lo tanto, no se ve claro el futuro en libertad para el exmandatario, que ya está envuelto en decenas de denuncias y señalamientos muy delicados.

No faltará mucho pensarían, sobre todo los deterministas que pronto se verá envuelto entre ministerios públicos y jueces.

SEGURAMENTE y bajo estas observaciones del orden Federal y estatal, la gobernadora María Eugenia Campos Galván, lanzó el reto para conocer los alcances de la corrupción del exgobernador y las cuentas que ella dejó en la administración municipal.

Veamos entonces, “quién es el corrupto”, expresaría la ahora gobernadora, cuando Corral está en medio de un pantano de señalamientos, mientras que para la doble administración de Campos no hubo señalamientos y se entregó en cero deudas.

Buen reto de la Campos, aunque la administración municipal de la capital, no tiene punto de comparación con la estatal.

No hay duda que en este reto y comparación. Corral no tendría vergüenza o tal vez sí, para responder, como acostumbra, a través de sus redes sociales.

Por ahora la gobernadora Campos debería evitar estos retos, pues implican caer en afirmaciones y/o acusaciones de corrupción, los mismos calificativos que utilizó Corral en su contra y que en su momento Maru criticó.

Es mejor esperar los tiempos legales y que derecho y el debido proceso coloque a cada quien en su lugar. Bueno es propuesta.

LA SOCIEDAD espera que el artero crimen en contra de la Síndica de Guachochi, no vaya a la estadística de la impunidad.

Dayra Rocío González Moreno, una joven mujer muy comprometida con las causas regionales, pero demás, reconocida por sus luchas y valentía, fue cobardemente asesinada y de la manera más  despiadada, cuyos detalles omitimos, por razones obvias.

La gobernadora muy temprano en el lunes salió  a los medios de comunicación, para afirmar que el asesino fue su pareja su pareja sentimental y tan tan.

Por hora bien en la intervención de la gobernadora, pero hasta el cierre de este análisis, no hay ningún detenido.

El planteamiento original es que no quede impune, sino de nada valdrá decir que fue fulano o zutano.

Estaríamos por lo tanto en un escenario muy parecido (desde luego no igual), al asesinato de la periodista Miroslava Breach, en done la impunidad prevalece.

Un detenido y otro ejecutado en Sinaloa, y dos funcionarios panistas protegidos por Corral y ahora por Maru Campos. Ni hablar así se maneja el PAN, Morena y el PRI.