Jirones de Nuestra Historia: Símbolos Patrios; el Escudo Nacional

0
99

JIRONES DE NUESTRA HISTORIA

SÍMBOLOS PATRIOS TERCERA PARTE: EL ESCUDO NACIONAL, UN RESUMEN DE TODA NUESTRA IDENTIDAD, INCLUSO ANTES DE FORJARSECOMO PAÍS

 Por: José Luis JARAMILLO VELA 

Hacia el final del Mes de la Patria

DELICIAS CHIH.- Se va extinguiendo el mes de septiembre y con él nuestros temas de los Símbolos Patrios, hoy el tercero y último de los tres símbolos oficiales: el Escudo Nacional, cuyo nombre oficial es: “Escudo Nacional de los Estados Unidos Mexicanos”. Ya vimos al Himno Nacional, luego la Bandera Nacional y hoy el Escudo Nacional, para después cerrar el Mes de la Patria, con algún símbolo no oficial, pero si tradicional y/o cultural mexicano.

Sobre los orígenes e historia del Escudo Nacional

De acuerdo con la mitología mexica, azteca o nahuatlaca, el dios Hutzilopochtli (Colibrí del Sur), la máxima deidad azteca, hijo de Coatlicue y Tonatiuh, habría ordenado fundar la ciudad de México Tenochtitlán en el lugar en donde los mexicas encontraran a un águila sobre un nopal; Tenochtitlán fue fundada en 1325 y aquí es donde surgen las primeras discrepancias históricas referentes al Escudo Nacional.

Algunos investigadores creen que todo fue un mito creado por el Emperador Itzcóatl, cuarto Gran Tlatoani mexica, quien gobernó de 1428 a 1440, con el fin de crear y hacer creer que la supremacía azteca sobre todos los demás pueblos que habitaban el Valle de México, provenía del apoyo divino; las discrepancias son evidentes en las diferentes historias, códices y piedras talladas en donde se representa al águila y al nopal.

En el templo de Tlahuizcalpantecutli, en Tula, Hidalgo, se encontró la primera y más antigua representación del escudo nacional, es un monolito llamado Piedra del Escudo Nacional, claramente tallado representa a un águila real posada con sus dos patas sobre un nopal, pero en su pico, en lugar de serpiente, sostiene el atl-tlachinolli, que significa “agua que arde o agua en llamas”, representado en forma de corriente de agua, pero de ninguna manera es una serpiente.

Ahí mismo en el templo “B” de la misma zona arqueológica de Tula, se encontró tallada en una de las paredes del templo, a un águila real con un corazón en su pico; ambos descubrimientos son prehispánicos y las dudas que generan son por ser dos versiones distintas del escudo, encontradas en un mismo centro ceremonial.

Por otra parte, en el Códice Mendoza se representa a un águila real posada con una pata sobre un nopal y la otra garra en actitud agresiva, pero en este caso no sostiene nada en su pico ni en sus garras. Fray Diego Durán le agrega más confusión al tema, al referir que el águila estaba devorando a un pájaro de hermoso plumaje, pero en su Códice Durán se contradice al presentar al águila devorando a una serpiente.

Como si fuera poco, el ornitólogo mexicano Rafael Martín Ocampo le añade más controversia al origen de nuestro emblema nacional, al señalar que el ave que se representa en los escudos prehispánicos, no es un águila real, sino una especie de halcón conocido como cara cara o quebrantahuesos; versión con la que nadie coincide, ni siquiera sus colegas ornitólogos. En lo que sí coinciden con Ocampo, es en que el águila real está en peligro de extinción.

De cualquier modo, la cultura popular y la historia oficial mexicana aceptan que en el Escudo Nacional se plasme al águila real devorando una serpiente sobre un nopal, debido a que así lo marca la mitología azteca y náhuatl.

Se pone en uso el Escudo Nacional como sello oficial

Tras la conquista, los españoles eliminan el nombre de Tenochtitlán y lo cambian por el de Ciudad de México y comienzan a construir y levantar la nueva ciudad; el Rey Carlos V le otorga a Hernán Cortés el título de Capitán General y Gobernador del Reino de la Nueva España y le autoriza a formar el Ayuntamiento de la Ciudad de México y para los actos oficiales, el Rey autoriza el primer sello y emblema con el escudo nacional, aunque no era como el que conocemos hoy.

El primer escudo oficial usado por el Ayuntamiento de la Ciudad de México, como capital del Reino dela Nueva España, estaba formado por un medallón dorado, rodeado por diez pencas de nopal; dentro del medallón y sobre el Lago de Texcoco, la torre de un castillo español con un puente, flanqueada por dos leones rampantes sobre un acueducto; sobre la torre del castillo, emerge un gran nopal y sobre él, un águila real devorando a una serpiente; al fondo, los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Ese fue el primer escudo y sello oficial de la Ciudad de México, autorizado por el Rey Carlos V, en el que desde un principio, aparecieron el águila, la serpiente y el nopal. Estuvo en uso oficial desde 1523 hasta 1821.

En 1535, catorce años después de la conquista y ya con el territorio en total control de la Corona Española, el Rey Carlos V le otorga el nombre oficial de Virreinato de la Nueva España y envía oficialmente al primer Virrey Don Antonio de Mendoza y Pacheco quien se da cuenta de la inmensidad del territorio y de la gran cantidad de asuntos oficiales que había que desahogar, ya que el Virreinato comprendía todo el actual territorio nacional, las dos terceras partes del actual territorio de Estados Unidos.

Todas las islas del Caribe, todo Centroamérica, parte del actual Venezuela y las Guayanas y todo el archipiélago de las Islas Luzón, hoy Filipinas, una parte del actual Indonesia, las Islas Marianas, Guam y las Islas Palaos, todas estas distantes unos catorce mil kms. de la Ciudad de México; también las Islas Marías, las Islas Revillagigedo, la Isla de la Pasión y todas las islas de la Sonda de Campeche; además y por si fuera poco,  estaba el Virreinato reclamando los territorios de Nutka, actuales estados de Washington, Idaho y todo el archipiélago de Canadá.

Para todos los asuntos oficiales del Virreinato, el Rey Carlos V autoriza el escudo virreinal que solo podrá utilizar el Virrey y consiste en un escudo en cuyos bordes se lee en mayúsculas “REYNO DE MÉXICO TENVXTITLÁN”, dentro del escudo, sobre un lago está una roca de la cual nace un nopal con nueve tunas rojas y sobre el nopal, un águila real posada con sus dos patas y en posición heráldica, sin nada en su pico, sobre el escudo la majestuosa Corona Española, adornada con piedras preciosas en verde, blanco y rojo; ese fue el Escudo del Virreinato y estuvo en uso oficial de 1535 a 1821, fecha en que México se independizó de España.

Los tiempos cambian y el Escudo Nacional también, pero conserva su esencia

En 1810, con el inicio del Movimiento de Independencia, los diferentes grupos de insurgentes crean sus propias banderas, pendones, estandartes y gallardetes; con excepción de la bandera que portaba el Cura Miguel Hidalgo, cuyo lema era “Viva la Santísima Virgen de Guadalupe”, todas las demás portaban a un águila sobre el nopal, con una serpiente entre su pico, esto era un indicativo no solo de la aceptación del escudo con el águila, la serpiente y el nopal, sino que dejaba claro que esos elementos estaban más que enraizados en la esencia del ser y sentirse mexicano.

De entre el sinfín de banderas y escudos de los diferentes grupos insurgentes, destacan dos banderas usadas por el General Ignacio Allende, diseñadas por él mismo; estas banderas se conocieron como “Las Banderas Gemelas de Allende” y aunque fueron muy usadas y reconocidas en la Guerra de Independencia, actualmente son muy poco conocidas y muy poco difundidas; estas “Banderas Gemelas”, en apariencia eran iguales, pero tenían sus detalles: ambas llevaban en el frente una imagen de la Virgen de Guadalupe y por la parte posterior tenían un escudo sobre el campo de batalla, por debajo del escudo sobresalen dos cañones, tres bolas de cañón y un tambor indio; dentro del escudo, un nopal con un águila real posada con sus dos patas y con una serpiente en el pico, al fondo un lago y las montañas; sobre el escudo, la figura de San Miguel Arcángel sosteniendo una balanza y una cruz; por detrás del escudo sobresalen dos pendones, dos gallardetes y unas picas o lanzas.

Una se llamaba “Bandera Cruz” y la otra “Bandera Equis” y la diferencia entre ambas era que en la Bandera Cruz, la imagen de San Miguel Arcángel estaba volteando hacia su lado derecho, sosteniendo la balanza en su mano derecha y la cruz en la izquierda y en los pendones que sobresalían detrás del escudo estaba la cruz de guerra.

Mientras que en la Bandera Equis, la figura de San Miguel Arcángel estaba en posición inversa y en los pendones de guerra, la Cruz de Guerra estaba en posición de equis.

Estas banderas fueron confiscadas por el General Realista Félix María Calleja en 1811 en la Batalla del Puente de Calderón en Zapotlanejo, Jalisco y enviadas a España donde permanecieron en el Real Museo Militar hasta el año 2010; Curiosamente estas Banderas Gemelas de Allende volvieron a aparecer en 1828 durante el intento de España por reconquistar a México, pero fueron confiscadas como trofeo de guerra por el General Isidro Barradas y enviadas también a España; ahora el Real Museo Militar tenía dos juegos de Banderas Gemelas de Allende.

En el año 2010, el Presidente Felipe Calderón recibe del Presidente de España José Luis Rodríguez Zapatero las Banderas Gemelas de Allende que fueron confiscadas en 1829; el trato era que España conservaría las confiscadas por Calleja en 1811, fueron enviadas a México en un avión de la Fuerza Aérea Española y entregadas al INAH para ser exhibidas en el Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec, quedando con esto completa la colección de todas las banderas que han existido en México…solo faltaban esas.

Cada Presidente quería su Escudo Nacional

Ya en el México Independiente, el Emperador Agustín de Iturbide presentó un Escudo Nacional con un sello muy napoleónico incluso con el águila con una corona sobre su cabeza, la cual lucía bastante ridícula.

En 1823 el Primer Congreso Constituyente decreta los lineamientos para el Escudo Nacional el cual duró oficialmente de 1823 a 1879, pero en la práctica cada Presidente lo modificaba a su gusto o conveniencia política; algunos Presidentes duraron tan poco tiempo en el cargo que ni oportunidad tuvieron de modificar el escudo; todos le modificaban algún detalle, pero el común denominador era que todos presentaban al águila de frente y con las alas extendidas.

Se llegó a tal grado que durante la Guerra de Reforma, el Partido Liberal mostraba en el Escudo Nacional al águila mirando hacia el color verde de la Bandera, a la izquierda del observador; mientras que el Partido Conservador colocaba en el Escudo, al águila mirando hacia el color rojo de la Bandera, es decir, hacia la derecha del observador, indicando con esto la filiación política de cada partido

Maximiliano lo puso dentro de un escudo muy europeo, adornado con detalles y símbolos de la Casa de Habsburgo, era un Escudo Nacional marcadamente europeo y monárquico; al retomar Benito Juárez el Gobierno de la República, borra todo rastro de la monarquía y presenta un águila con las alas bien extendidas en posición de levantar el vuelo, simbolizando que con él como Presidente, el país por fin iba a despegar.

Este mismo escudo está actualmente en el emblema del Partido Morena y de la Guardia Nacional.

Porfirio Díaz quitó el águila juarista y retoma el águila federalista pero con algunos cambios, le devolvió el agua al escudo y modificó la corona de laureles y encino.

El Escudo Carrancista, base del actual Escudo Nacional

Tras el golpe de Estado de Victoriano Huerta, el Gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza se le rebela y forma el Gobierno y el Ejército Constitucionalista y presenta un Escudo Nacional completamente diferente a todo lo que se había visto, con el águila de perfil y las alas abatidas, ese diseño, con sus posteriores modificaciones, es la base del actual Escudo Nacional.

El Presidente Abelardo L. Rodríguez respeta el escudo carrancista pero le agrega la leyenda “ESTADOS UNIDOS MEXICANOS” alrededor del águila. En 1934, el Presidente, General Lázaro Cárdenas le encarga al pintor, diseñador y museógrafo Jorge Enciso, que le da una modernizada al Escudo, respetando el diseño Carrancista y queda ya muy parecido al actual; además promulgó la primera ley para los Símbolos Patrios y estableció el 24 de febrero como el Día de la Bandera; el Escudo de Cárdenas se utilizó de 1934 a 1968.

En 1968, el Presidente Gustavo Díaz Ordaz encarga a los artistas Francisco Eppens Helguera y Pedro Moctezuma Díaz Infante, una modernización al Escudo Nacional; se eliminaron los laureles y guirnaldas que rodeaban a todo el escudo, quedando estas en un semicírculo; el lago se cambió por un glifo náhuatl que indica agua. Díaz Ordaz emitió un decreto para que nunca más se modificara el Escudo Nacional; todos los Presidentes posteriores han respetado ese decreto y el Escudo Nacional permanece intacto desde 1968.

En 1984, el Presidente Miguel de la Madrid firma y publica la Nueva Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, que regula el uso debido de los Símbolos Patrios y en donde el Escudo Nacional no sufrió ninguna modificación.

La interpretación del Escudo Nacional a través de los tiempos

A pesar de que los antecedentes del Escudo Nacional son muy remotos y reflejan lo más profundo de nuestra mexicanidad, siempre ha estado sujeto a la interpretación, por lo que los elementos que lo componen han cambiado de significado con el correr de los tiempos.

Para los mexicas el águila representaba al dios Huitzilopochtli, el nopal y las tunas, representaban en su cultura, el sacrificio a los dioses; en cambio para los mexicas la serpiente era la sabiduría, por eso se cree que la inclusión de la serpiente es errónea.

En la época colonial, para los conquistadores y evangelizadores españoles tenían otro significado; para ellos el águila era la representación del bien y la serpiente simbolizaba el mal, al que había que destruir y por eso se piensa que los españoles incluyeron la serpiente con fines de evangelización, o bien que haya sido un error en la traducción del náhuatl, por parte de Hernaldo de Alvarado Tezozómoc.

En la época actual, la representación del águila tiene una interpretación de poder, de fuerza, de supremacía; en cambio, ahoraa la serpiente se le interpreta como la traición, la vileza y la ruindad. Como quiera que sea, nuestro Escudo Nacional es muy bello, muy hermoso y encierra y representa toda nuestra escencia mexicana en ese hermoso sello, que puesto en nuestra bandera, la hace una de las más hermosas del mundo… la más hermosa.

Curiosidades de nuestro Escudo Nacional

+ Cuarenta países en el mundo presentan en su escudo nacional algún tipo de águila, todas ellas en posición heráldica, es decir “posando para el escudo”.

+ El Escudo Nacional de México es el único en el mundo que presenta su águila de perfil izquierdo y en posición de ataque.

+ El impacto visual que produce el Escudo Nacional de México, ha provocado que los ornitólogos se refieran al águila real como “el águila mexicana”, a pesar de no ser originaria de nuestropaís.

+ El Escudo Nacional de México, aparece tal y como lo conocemos, en el Escudo y Sello Oficial del Estado de Nuevo México, Estados Unidos, junto al águila calva americana.

+ El Escudo Nacional de México, en su diseño porfirista, aparece en el Escudo y Sello Oficial de la Ciudad de Los Ángeles, California.

+ El Escudo Nacional de México, en su diseño perteneciente a la etapa federalista y con los colores verde, blanco y rojo, forma el Estandarte Oficial de la Legión Extranjera Francesa, rama militar del Ejército Francés conformada por la Infantería Francesa, cuerpo de guerra altamente entrenado. El águila aparece en color negro, en memoria por los legionarios caídos en acción de guerra.

+ El Escudo Nacional de México, forma parte de los Escudos Oficiales de los Estados de Querétaro, Estado de México, Oaxaca y Sinaloa.

+ Siete países en el mundo incluyen en su escudo nacional y bandera, a otro tipo de ave que no sea el águila: La Isla Dominica (Loro Imperial); Ecuador (Cóndor de los Andes); Guatemala (Quetzal); Federación del Archipiélago de Kiribati (Fragata); Papúa Nueva Guinea (Ave del Paraíso); Uganda (Grulla Gris), Zimbabwe (Pájaro de Zimbabwe).

+ En el año dos mil, el Presidente Vicente Fox fue el único que se atrevió a modificar el Escudo Nacional, al recortarlo por la mitad en forma curva, se le conoció como “el águila mocha”, no fue del agrado de la población y solo se utilizó durante sus seis años y exclusivamente en la papelería oficial del Poder Ejecutivo Federal, puesto que ni el Poder Legislativo, ni el Poder Judicial de la Federación, ni los Estados, ni las Legislaturas Locales y ni los Municipios adoptaron tal aberración. En 2006, el Presidente Felipe Calderón en uno de sus primeros actos oficiales, restituyó el Escudo Nacional completo, borrando totalmente la ocurrencia de Fox.

Fuentes Bibliográficas:

+ archivos,gob.mx

+ www.gob.mx

+ edomex.gob.mx

+ mexicodesconocido.com.mx

+ seg.gob.mx

+ significados.com

+ inah.gob.mx

+ sexadodeaves.com

+ mas-mexico.com.mx

+ es.wikipedia.org