Adriana con o sin Morena / Aporreada y saboteada / Acarreo al rojo vivo / Salado por un Fifi

0
312

AYER corrió fuerte el rumor de la que diputada presidenta del Congreso del Estado, Adriana Terrazas Porras, le habrían notificado su expulsión de la fracción y de Morena.

Al coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, Cuauhtémoc Estrada, es a quien le atribuyen en dicho desde la Torre Legislativa.

Por su parte la presidenta dijo que está firme en Morena y en la fracción, pese al sabatoje y fuego amigo de sus 11 compañeros de fracción.

La expulsión cierta o falsa, o en proceso, viene luego de que la diputada colgó varios espectaculares en donde no sólo resalta su imagen, sino los textos guindas de su mensaje. Ella busca la peleada senaduría o por lo menos una diputación federal.

Pero además, la rumorología creció cuando fue agredida verbalmente en el evento con estructuras que presidio la precandidata presidencial, Claudia Sheinbaum Pardo, en un hotel de la capital.

A Terrazas un grupo de esos que se llaman originales o puros, le dijeron de todo, la acusaron de arribista y de estar al servicio del Gobierno del Estado.

Raro, o más bien no; para qué extrañarse que en un evento por la unidad, se demuestre lo contrario; se ataque a los suyos, incluyendo al expresidente de Morena, Martín Chaparro.

El fin como lo explicaría el diputado Estrada, “en Morena hay libertad de expresión”, que bueno, lo malo es que se agrede a de una mujer, con investidura. Mínimamente también debería existir respeto.

DESDE EL morenismo dicen que en el evento de Parral, la precandidata Claudia Sheinbaum, reunió a 10 mil entre simpatizantes y militantes de su partido.

La guerra de las cifras siempre estará presente en eventos masivos. Para el caso, el Gimnasio Municipal, de entrada no tiene capacidad para 10 mil asistentes.

Las cifras oficiales de aforo, indican que son mil 600, más la duela y  pasillos se podría llegar a los dos mil, pero estarían como sardinas en lata.

Fuera de las cifras, los que más llamó la atención fue el enorme acarreo de personas de municipios del sur y de las etnias serranas.

Ni hablar 500 pesos, transporte y alimentos son nada despreciables.

Sheinbaum habló claro y fuerte con el dirigente de Morena, Mario Delgado, luego de la fracasada asamblea que se realizaría en el estadio Azul en donde ni siquiera llegaron a los 10 mil, cuando se dijo que estaría en plenitud de asistencia.

Los mecanismos de movilización y financiamiento en Parral trabajador como reloj suizo, para que no se repitiera otro azulazo, costase lo que costo.

COSAS del destino, pero suceden. En su tardía visita a el devastado Acapulco por parte del Presidente López Obrador, se quedó atascado en el poderoso Jeep del Ejército Mexicano.

Elementos del Estado Mayor Presidencial, intentaron desatascarlo pero no lo lograron.

El presidente quien, por cierto iba con un impecable trabaje azul como esos que ni Obama tiene, fue rescatado por un vehículo todo terreno del empresario minero chihuahuense, Edgar Chacón.

Ni hablar esas cosas suceden: De manera increíble el presidente fue rescatado por un superfifi, conservador y neoliberal empresario, para colmo originario de Chihuahua.

No hay duda que los ricos también tienen alma y corazón; había que rescatar al rey que habita Palacio Nacional y lo hizo. Aunque AMLO bien tu puso utilizar u  helicóptero.