Rafa de 3 bandas / Borra a Juanca y a Cabada / Mil millones y lo ocultan / Con 100 pesitos arreglan todos

0
487

EL SENADOR por Morena Rafael Espino de la Peña, prácticamente tiene amarrada la candidatura para la reelección, bajo el aval del Partido Verde Ecologista de México.

Espino realizó una carambola de tres bandas, que dejó al resto de los aspirantes varones sin ninguna posibilidad de reacción, pese a amarres y supuestos padrinazgos en el caso de Armando Cabada Alvídrez y el superdelegado de Bienestar, Juan Carlos Loera de la Rosa.

El actual senador, operó en Chihuahua y a nivel central desde hace buen rato con Octavio Borunda; con su amigo y exjefe, Marcelo Ebrard Casaubón, más el círculo cercano del Presidente López Obrador.

No fue fácil, pero si había mucha factibilidad de captar el Partido Verde, que además, (el PV), siempre ha sido el facilito entre los nonos.

Jugada estrella,  sólo faltaba que el Consejo y dirigencia nacional de Morena diera al Verde, ese primer lugar para la senaduría y que fuera para un varón.

El senador sabe también que tiene mano en la candidatura por la reelección, la que probable logre con el Verde por delante y arropado por el PT y desde luego Morena.

Seguramente por eso ni se despeinó ni tiró millones de pesos en espectaculares por todos lados. La jugada de tres bandas pegó; Tavo-Morera, López Obrador y él mismo.

Ahora lo que seguramente viene, se definirá antes del enero anunciado, será la designación de la segunda posición, esa reservada sólo a Morena, en donde necesariamente, por el tema de género tendrá que ser mujer.

La tercia de ases por ahora apuntan a la presienta del Congreso del Estado, Adriana Terrazas Porras, a la diputada federal Andrea Chávez y a la diputada local Roxana Díaz.

La diputada federal, Susana Prieto, está congelada al igual que su iniciativa laboral, que suponía semana inglesa para los mexicanos, cuando ni trajes ingleses tenemos, salvo los políticos de Morena y otros partidos.

YA QUE ESTAMOS en el Senado llegó la información que la fracción de Morena en esta instancia,  gastó mil millones de pesos, sólo por concepto de facturación entre los años 2019 y 2022.

El problema desde luego, es el histórico y elevado gasto de esa fracción en el Senado; pero lo más delicado es que han reservado las facturas hasta el 2024, o sea, para que puedan conocerse cuando ya no estén, salvo los que se reelijan.

Entendido de otra manera, los senadores morenitas, decidieron ocultar las facturas por el monto señalado al pueblo de México, ese que aporta la lana a través de los impuestos y dicen que es el que decide.

El argumento para reservar las facturas incluyendo el concepto de los gastos es que están en auditoría, cuando cualquier funcionario debe justificar el gasto, contra fractura presentada o regresar el dinero que se le asignó, y eso sucede prácticamente en el momento de justificar el recurso.

Una año bajo reserva, es solamente un oscuro y discrecional manejo del dinero de los mexicanos. Mil millones es un despilfarro del gobierno austero (de dientes para afuera) el de la CuartaT.

EL CONSEJO Consultivo del Transporte tiene en análisis la posibilidad de que se desarrolle una aplicación tipo Uber, para que los usuarios del transporte público desde sus celulares, puedan conocer, la hora en qué y lugar dónde pasarán los camiones.

La idea se está haciendo vieja como las chatarras que circulan en varios municipios de la entidad, en donde ni se renuevan ni les cancelan las concesiones, al poderoso tentáculo del pulpo que mueve el transporte.

La aplicación es muy buena idea; el meollo del asunto es quién la va a manejar si históricamente se conoce que en el tema de la corrupción, hay dos que tres eslabones principales, más el dueño y quien contrala la cadena.

Desde hace mucho tiempo, se conoce que los actores principales son los choferes, los inspectores del Transporte y los concesionarios; hacia arriba van de manera piramidal.

Hoy por hoy,  fuera de que no se renovarán las unidades, promesa no cumplida de la gobernadora Campos Galván y a reserva de ampliar los detallitos;  Con 100 pesos arreglan todo con los inspectores del transporte.

Se pueden salir de ruta, cortar antes de tiempo, retrasar llegadas o adelantar o hasta no salir a la ruta. 100 pesos no es mucho, pero el cálculo es que, los choferes y los inspectores se llevan mil 500 pesos por día, más el salario, otros moches y prestaciones.

Una App funcionaria, sólo si se rompen estos esquemas de corrupción, tal vez, por eso esta atorada.