“Gota a gota, la mar se agota”

0
129

Por César JUÁREZ

Doctor en derecho judicial

CD. JUÁREZ CHIH.- La política emprendida por el gobierno federal de otorgar apoyos económicos para, estudiantes, madres solteras y  adultos mayores, debe ser verdaderamente dirigida a quien los necesite. “El dinero de todas y todos” los mexicanos y mexicanas no debe estar sujeto a captar clientelismo electoral, ni ensanchar a ningún partido político.

Según fuente: expansión política.  El gasto social va al alza. De 2018 a 2021, los programas presupuestarios dirigidos a subsidios (con o sin reglas de operación), prestación o provisión de servicios públicos han aumentado en 7%; es decir, han pasado de tener un presupuesto de 691 mil millones de pesos a 742 mil millones de pesos, un aumento de 51 mil millones de pesos (valores constantes de enero 2020).

Esto es un fuerte contraste con respecto al último sexenio cuando el presupuesto se redujo. Sigue manifestando dicha fuente, que incluso fueron recortados a los Estados dinero en programas no sociales como seguridad pública y otros “texto extraído” Entre los programas no-sociales que fueron recortados para dar más recursos a programas sociales se encuentran; el otorgamiento de créditos a Estados y municipios, los subsidios en materia de seguridad pública, y los servicios de protección de personas.

Ahora bien; debe entenderse más allá del discurso político, que el otorgar apoyos a personas en situación de vulnerabilidad, es positivo el contraste estriba en que verdaderamente funcionen, que estén debidamente focalizados, organizados y con un eficaz seguimiento, anulando la simulación.

Partiendo de la máxima  para mejora del gasto social, no solo basta el aumento, sino la forma en que habrá de gastarse.

Pues en las calles y colonias del Estado concretamente en Cd. Juárez, seguimos viendo niñas y niños en situación de calle en la mendicidad, adolescentes desertores de la educación por diversas problemáticas, siendo una de ellas la situación económica. Luego-entonces en lógica pura surge la pregunta. ¿A quién se le están otorgando las becas?  Entra pues, en concordancia con lo escrito en esa frase de John Fitzgerald Kennedy  cuando expreso que: “Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”.