Nuevas actas: Dios creo al hombre y a la mujer, lo demás es café con leche



La reciente disposición con la cual retiraron los nombres de las actas de nacimiento de los chihuahuenses es una medida por demás absurda e innecesaria.

Aparte de que se puede tomar, como algunos medios la llaman ya “la dictadura de las minorías” .

Esto me recuerda un episodio de la película hollywoodense American History X, en la cual el padre del protagonista (bombero de profesión) se queja de que eligieron a sus compañeros no por ser los más calificados, sino porque estos eran afroamericanos.

El bombero, de raza aria por cierto, se quejaba de que lo habían obligado a poner su vida en manos de los citados personajes, no por sus calificaciones sino por ser del citado grupo étnico.

A la postre esa falta de capacidad para realizar el trabajo le costaría la vida al señalado apagafuegos, lo cual “dispara” la ira del protagonista, el cual es un skinhead neonazi, residente del estado de California, el cual es interpretado por Edward Norton.

La idea del relato es poner en perspectiva el como los grupos minoritarios cobran su cuota de poder y logran imponerse a las instituciones.

Volviendo al tema de las actas, es realmente aberrante que les impidan poner los nombres del padre y de la madre, así como de los abuelos.

En todo caso, las personas que gusten de que las cosas cambien, deberían buscar la manera de que a “sus” actas de nacimiento sean hechas tales modificaciones, como es el de poner “filiación”, en vez del parentesco tradicionalmente expresado.

Lo anterior no es por expresar apoyo o no a determinados grupos ya que en mi opinión cada persona tiene la libertad de tomar sus decisiones, siempre y cuando no afecten el derecho de una tercera persona.

Aquí es obviamente flagrante la violación a los derechos de los infantes a tener una familia, o por lo menos tener la certeza de que son hijos de un padre y una madre.

Volviendo al asunto de las actas de nacimiento, Si la persona ya convertida en mayor de edad y en pleno uso de sus facultades mentales decide cohabitar con alguien de su mismo género, muy su asunto será, pero no debe tener el derecho de afectar la vida de las demás personas.

La norma jurídica debe albergar a todas las personas, independientemente de sus decisiones, en eso estamos de acuerdo.

Pero por lo menos se debe poner en primer lugar la naturaleza, la cual es obviamente es el que una persona nazca de un padre y una madre. O dicho de otro modo por un obispo católico “Dios creo al hombre y a la mujer… y lo demás es café con leche”.

Por cierto ¿Qué pasa con el gobernador Corral? ¿Y con la doctrina cristiana blanquiazul? Defensores de los valores tradicionales.

¿Que acaso el gobernador en su afán de quedar bien con las alas intelectuales del centro del país habrá de plegarse a tales acciones antinaturales?

Esto parece ser una decepción más para los chihuahuenses.

Últimas Noticias