Destinará PRI 258 millones para damnificados

Destinará PRI 258 millones para damnificados



AGENCIAS

CDMX.- El PRI renuncia a 258 millones de pesos otorgados por el INE, que equivalen al 25% de los recursos anuales, en apoyo a la reconstrucción y a los damnificados por los sismos, y exige que su entrega sea inmediata, legal, transparente y apartidista

• Ante la tragedia que ha afectado a nuestro país por los sismos ocurridos el 7 y el 19 de septiembre, el PRI renuncia de inmediato al 25% de su financiamiento público anual. • Exige que los 258 millones de pesos se destinen a la reconstrucción y a los damnificados por los sismos, de forma inmediata, legal, transparente y apartidista. • Es una acción en solidaridad con el pueblo de Chiapas, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala • El monto económico que el PRI pone a favor de la sociedad asciende a $258’617,031, lo que significa el 25% de su financiamiento anual. • Los recursos serán transferidos directamente a la Tesorería de la Federación, para garantizar que los apoyos lleguen a quienes lo necesitan más.

El Partido Revolucionario Institucional renuncia al 25% del financiamento que le otorga el Instituto Nacional Electoral (INE), con la exigencia de que todos esos recursos se destinen en apoyo a la reconstrucción y a los damnificados por los sismos ocurridos los días 7 y 19 de septiembre.

El monto al que renuncia el PRI es de $258’617,031. Esta medida se ha tomado en solidaridad y apoyo a las personas afectadas por los sismos en los estados de Chiapas, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

El PRI exige que este procedimiento se lleve a cabo cumpliendo estrictamente con la legalidad, bajo un método transparente y sin tintes políticos, en el que los recursos económicos sean transferidos directamente a la Tesorería de la Federación.

Esto con el fin de asegurar que, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, los fondos se destinen a las instituciones encargadas de entregar el apoyo a las personas que lo necesitan más, sin oportunismo político.

Exige también que la entrega de los recursos sea inmediata, apegada a la legalidad y que su entrega sea totalmente apartidista.

Los partidos políticos tenemos que ser sensibles a las demandas de los mexicanos. Los damnificados por los sismos necesitan del apoyo de todos, sin simulaciones.