SE APAGÓ LA LLAMA

SE APAGÓ LA LLAMA



CALIFORNIA.- El actor Bradley Cooper y la modelo Irina Shayk intentaron que su relación “funcionara por el bien de su hijo”, pero ya hacían vidas completamente separadas antes de su ruptura, según confirmó una fuente al medio especializado Page Six.

“Cuando la lujuria se desvaneció, tuvieron muy poco en común“, explicó. A finales de mayo, la top model puso fin a cuatro años de relación con el protagonista de A Star is Born, con quien tuvo hace dos años a una niña, Lea De Seine. Tras convertirse en padres, Irina quiso un mayor compromiso por parte de Bradley Cooper, pero la relación no avanzó en este sentido, revelaron fuentes cercanas a la pareja.

“Ellos nunca compraron su propia casa en California. Era la casa de él. No hubo ningún paso hacia delante en esa dirección. También está el hecho de que nunca se casaron después de tener a la pequeña”, explicaron, antes de aclarar que “Irina sabía que esto pasaría. Sentía que nunca hicieron verdaderamente una vida juntos más allá de su hija”.

Estos motivos hicieron que la pareja llevara vidas separadas en los últimos meses.

“Han pasado un tiempo distanciados para calmar las aguas y ver si están mejor.

Han invertido mucho y es difícil alejarse por completo. Están probando diferentes arreglos e intentando encontrar su camino. Quieren mucho a su niña y eso no va a cambiar, pase lo que pase”, explicó otra fuente al medio especializado E! News.

Mientras que Irina sólo tenía en mente proteger a su familia, el actor lleva un tiempo muy centrado en su trabajo y en las futuras oportunidades laborales, intereses distintos que les llevaron a distanciarse aún más.

“Irina no está centrada en la fama, o en la parte de ser una celebridad. Sólo busca proteger a su familia. Bradley está muy enfocado en el trabajo y está intentando tomar ventaja de cada oportunidad que surja en su carrera ahora mismo. Ellos estuvieron mucho tiempo alejados”, contó una fuente a la revista People.

“Ahora mismo, viven vidas completamente separadas. Si él va a Los Ángeles, ella no está en la ciudad, si ella está en la ciudad, él se va”, añadió. En la actualidad, la pareja estaría acordando los términos de su ruptura.

El actor le entregaría a Irina su casa de Los Ángeles, porque “su propiedad en West Village es demasiado pequeño para criar a una niña”, según filtró una persona cercana a la pareja al medio E! News.